Buscar palabra o frase: 
Parámetros de Búsqueda:
Lista de Poetas
.Colaboraciones
4ndr3z
Abel Alejandro Sanabria Sanchinel
Abner Caballeros López
Adam Medina
Adeleón
Adolfo Ajpakajá
Aguilainez
Alan Iván López
Alan Reyes
Alberto Calderón
Albi Elena Mejía Martínez
Alejandro Camey
Alejandro Conde
Alejandro Cortez
Alejandro de León
Alejandro Osorio
Alejandro Ricci
Alejandro Santizo
Alex Montúfar
Alex Palacios
Alexander Cáceres
Alexander Castañeda
Alexander Socop
Alis T. Velasco
Allan B. Tahuite T.
Alma Gamboa
Amilcar García Rudy
Ana Beatriz Mora
Ana Pivaral
Andrea Isabel Villeda
Andrés Solares Panazza
Angel Pérez Méndez
Angel Sacalxot
Angeli-K
Anissette
Anna Cosenza
Antonio Barillas
Anushca
Ariel Aquino
Aura Marina Castañeda
Aurelio Brito
Bene
Berner J. Gill
Bladimir Cojón
Boris A. Ruiz Sosa
Boris Jacobo Hernández de León
Brayan Zúñiga
Bryan Bojórquez
Bryan Cozano
Bryhan Alexander Armira Lucas
Byron Danilo Hernández
Byron José García Navas
Carla S. H. Martínez
Carlos Alfredo de León Cifuentes
Carlos García Cabrera
Carlos Iván Cobos A.
Carlos Luis González
Carlos Marota
Carlos Melgar
Carlos Ochoa
Carolina Escobar Sarti
Carolina Oliveros
Carredano Cristofer
César A. Espinoza Muñoz
César Estrada
César Humberto Ortega Alvarado
Chema Armas
Christian
Christian David Monroy Hernández
Christian Reyes
Cielo
Cintya
Claudia Bermúdez W.
Cristian Gramajo
Cueleman Villacinda
Daleshka Salazar
Daniel Barrios
Dany Vargas
David Baten
David Majano
David Rosales
Diego Piedrasanta
Dulce Pradera
E. Phantom
Eber Contreras
Edgar Maldonado de León
Edmar Estuardo Escobar Pérez
Eduardo G.
Eduardo Rosales
Edwin R. Vásquez
Edwin Yanes
Edy Tablas
Eléazar Adolfo Molina Muñoz
Elizabeth Carranza
Elvin G. Muñoz Sandoval
Elzon H. Mejía
Enrique Morataya
Erick Bautista
Erick Isai López López
Erick Salguero Reina
Erik Cheves Reyes
Ernesto Alegría
Ernesto Gabriel
Esteban Sarceño
Estuardo Rodriguez
Estuardo Sosa Urizar
Eva González
Fabiola Rossi
Fabrizio Aragón
Feder Vas
Felipa (Chusita)
Felipe Tambriz
Félix Navas
Fernanda Alvarado
Fernando
Flor de María Momotic López
Francisca Andrea Alvarado
Francisco Duarte
Francisco Lujan
Francisco Sosa Ruiz
Franklin Espinoza
Fred Sagastume
Fredy Ray
Fredy Jiménez
Genaro Castillo
George Reyes
Georgina Palacios
Gerardo Emanuel Narciso Pineda
Gerber
Gerónimo Ramírez
Geyner Hidalgo
Giovanni Ruano
Gladys Isabel Monroy Escobar
Gonzalo Cabrera
Grisell E. Morataya Castro
Guillermo Enrique Salazar Lechuga
Gustavo Padilla Castro
H3c70r P3r32
Harald Ethienne
Héctor Rolando
Henry Benedicto Zúñiga Caal
Herbert Danilo Figueroa Benavente
Hernan Del Valle
Hugo Orozco
Humberto Escobar Sayes
Humberto Flores
Ismael Ramírez
Iván Guatemala
Jacobo Eduardo Reyes Castillo
Jaime R. Rivas S.
Javier
Javier Arriola
Javier López Barrios
Javier Turnil
Jerver de León
Jessica Marroquin
Jesús Abalcázar López
Jhonatan Francine Gómez Martínez
Joaquín Carranza
Joe Parsons
Joel Salazar
Johnatan Aceituno
Johnny A. Martínez López
Jonatan Hernández
Jonathan Arana
Jonathan Bell
Jorge Fernando Flores Zepeda
Jorge Guerra
Jorge Infante
Jorge Mario Román Marroquín
Jorge Mijangos
Jorge René Castro
José
José Augusto Cabrera
José Batres
José Del Cid
José García Ponce
José Juan Guzman
José Julián Quelex
Joshua Velásquez
Juan Antonio Mejía
Juan Sicay Pop
Judith Miguel
Julia Rodríguez
Julio Leonardo Samayoa Juárez
Julio Rodolfo García Rodas
Karbin David Arevalo
Karina Boteo Morataya
Karla
Karla Gutiérrez
Karolay Mejía
Katherine Luna
Kendrick
Kevin Marcus
Kierk Orochena
Konzeptual
Kunfau
Larry de León
Laura López Guzmán
Leonel Juracán
Leonel Vargas
Leslie Quan
Lester Puac
Letras con Sangre
Ligia Vindas
Liz J. Levy Figueroa
Lola Andrade
Lorena Medina
Lucy Aldaz
Luis A. Ixcayau Juárez
Luis E. Arriola
Luis Enrique
Luis Fernando Manrique
Luis Loarca Guzmán
Luis Oliveros
Luis Ostorga
Luisa Fernanda Córdova
Luisa Rodríguez
Luisp Corado
Luna Lilith Cristabel
Luz María
M.C. Vásquez
Madguel A. Santos
Magodeoz
Manuel Rodas
Marcelino Maldonado
Marco
Marco Antonio Morales Orellana
Marco Nehemias Chávez Coyoy
Marcos René Leiva Navarro
María Antonieta García Ocaña
María Chavarría
María del Carmen Gaitán
María Esther Ruiz Zumel
María Jerez
María Porfiria Rivera
Mariela Hernández
Marilinda
Mario Antonio Barrios y B.
Mario Avila
Mario del Cid
Mario Gilberto Andino Dardón
Mario González (Jlbetter)
Mario Rodolfo Utrera Salazar
Mario Vides
Marlon Francisco
Marlon Monroy
Marta Mena
Maru Luarca
Marvin Pineda
Marvin Rafael Sam Chún
Mauricio López Castellanos
Melissa López
Michi Rosas
Miguel Alejandro De León Cardoza
Miguel Cordero
Miguel Racos
Mildred Marroquín
Milton Lorenti
Milton Sandoval
Minoldo Gramajo González
Miriam
Mirna Lissett Carranza
Mishel Alvarez Medina
Mónica A. Garavito
Mónica Navarro
Nancy González Carranza
Neas Moe
Neriant Ramos
Ninoshka Zapata
Noé Chenol Ventura
Noemí Batzin
Norma Navarro de Leiva
Olga A. Aragón Castañeda
Olga Angélica Aragón Castañeda
Omar Alejandro Sontay
Orlando Callejas
Oscar Alexander Escobar
Oscar Arévalo
Oscar Orozco
Oswaldo Rueda
Otto. E. Gutiérrez
Oxwell Lbu
Pablo Hernández M.
Pablo Julieto
Pablo Solórzano Gudiel
Pamela Pacheco Barrios
Paty
Pedro Maldonado
Pedro Marroquín
Perla Espinoza
Poly Cinco
Rafael Argueta
Rafael Carías
Rafael Mérida Cruz-Lascano
Raúl Barrera
Rebeca
René Coz
Ricardo Boror
Roberto Gabriel Corona
Rodimiro Gramajo
Rodolfo Vicente
Rodrigo
Rodrigo San Marcos
Rodrigo Ventura
Rogervan
Rolando Enrique Rosales Murga
Rossio Rodas
Rubén Darío Chó Tux
Rudy
Rury Morales
San José Allan Noriega
Sandra Julieta Urrutia
Santa
Sergio Tecum
Silvia Cortéz
Silvia Fortin
Singer
Sonia Reanda
Stephanie
Tito Espinoza
Tommy Morales Neira
Tony de Jesús
Toto Leiva
Víctor Antonio Leiva Navarro
Victor Castellanos
Víctor H. Bonilla M.
Víctor Hugo Hernández
Víctor Leiva Recinos
Víctor Santa Rosa
Vladimir Camas Bolaños
Walter González
Wiliams Castañaza
Wilian Noé Ordóñez Z.
William Saquil
Willy E. Morales
Wilton D. Vásquez
Yader Raudez
Alaíde Foppa
Alan Mills
Alfredo Portillo
Ana María Rodas
Antonio Brañas
Arqueles Morales
Carlos Illescas
Carlos López
Carmen Matute
Carolina Alvarado López
Delia Quiñonez
Dina Posada
Edwin Cifuentes
Elizabeth Alvarez
Enrique Noriega
Francisco Morales Santos
Francisco Nájera
Gerardo Guinea Diez
Guisela López
Haroldo Shetemul
Héctor Rodas Andrade
Humberto Ak’abal
Ilka Oliva Corado
Isabel de los Angeles Ruano
Javier Payeras
José Batres Montúfar
José Luis Villatoro
Julia Esquivel
Julio C. Palencia
Julio Fausto Aguilera
Luis Alfredo Arango
Luis Cardoza y Aragón
Luis de Lión
Luz Méndez De La Vega
Manuel José Arce
Marco Antonio Flores
Mario Matute
Mario Payeras
Mario Roberto Morales
Miguel Angel Asturias
Oscar Arturo Palencia
Otoniel Martínez
Otto René Castillo
Otto-Raúl González
Paolo Guinea Diez
Pedro Miguel
René Leiva
Roberto Monzón
Roberto Obregón
Werner Ovalle López
Nos leen en:

Biografia y Poemas de Alan Mills imprimir | correo
Alan Mills (Guatemala, marzo 24, 1979) es poeta, traductor y ensayista. Estudió derecho. Colaborador de Magna Terra, Algarero Cultural, de Guatemala, y La Obra, de Colombia. Publicó el libro de poesía Los nombres ocultos (2002).

La poesía es cuestión de fe y de incertezas. Cada poema debe plantear una incógnita y no solucionarla, sólo acercarnos a ella para luego dejarnos incompletos. Este perpetuo bautismo del mundo es nuestra forma de resistencia. Dejar oculto el mensaje; no inaccesible, sino dentro de una atmósfera ritual que nos haga encontrar el contacto con la porción de realidad perdida en nuestra conciencia. Creo que yo no cumplo con todos los NO que recomendaba Ezra Pound, pero sí creo con él que la poesía consiste en esencias y médulas. La poesía no es una tarima donde montar al poeta, prefiere el susurro al megáfono. Es un leve silencio anclado en el bullicio.

Poemas

Cae la lluvia  
Es la tarde que se percibe henchida.

Casi sobre el filo anda la palabra olvidada;
se rindió sobre su lecho de humo
sin más que aguardar por la dolencia con perfume
que moja todos los suelos
y la convoca desde hoy hasta su reposo infinito.

Así,
viene quemante ese sonido perdido,
esa murmuración de muertos,
de fantasmas reacios a la idea de no-ser
¡Cómo si hubiera alternativa!
Así, quemante,
cual el primer labio que rozaron nuestros dientes
cuando mezclábamos aliento
en bandadas alegres como avestruces.

Ver cómo se mece el polvo en el aire
y nos amarga la piel con violencia.
El solo golpeteo del agua preparando
este suelo que yace fecundo
por la sombra de los que se han ido.
Ver es dolor.

Ver el agua desplomando su ira
para hacer el aplauso del cielo
contra el lánguido crisol donde dormimos.
A más luz, más tormento.
Ver irrumpir la lluvia en la penumbra
atestiguando que el sueño vence a la vigilia;
afianzar los brazos al muro
para conducirse semejando a un ciego en una plaza llena,
dejar los oídos puestos en esa música de agua,
en ese trabajoso sudor
de una deidad que en su arrogancia olvidó gobernar.
Correr desnudos en la lluvia,
insolentes, viéndolo todo,
alimentando con lágrimas
a las piedras milenarias que nos soportan.
Ver es dolor.

Sobre el filo,
en aquel remanso lleno de olvido,
lidiando con el infortunio
(la indiferencia angosta de lo que vemos)
reposa la palabra.
La lluvia le promete nombrar algo.
Ella adivina que lo que nombraba ya no existe
y que ha venido a rebautizar cosas.
Y es que incluso los gusanos
que engordan con nuestra carne,
merecen la efímera gloria de ser nombrados;
aún cuando sólo sea para maldecirlos.
¡Cómo si hubiera alternativa!

El recuerdo es un cadáver cautivo
despojado de su frío destierro,
espera a ser reclamado otra vez por la nada
antes que la histérica nostalgia del mundo lo convoque.
Se oye un llanto de estupor y  miedo
cayendo con un aliento volátil
en el reposar de los ojos.
Lava los pies cansados de los descalzos,
bailantes frenéticos que besan la tierra;
es motivo de júbilo ese golpeteo que arrastra
las muescas de los hombres:
las calles del automóvil lujoso
que pasa indiferente con su belleza lastimera
y que es nada contra el vigoroso reventar de la oruga.

Las rocas gozan con el agua;
esa confirmación de una presencia lejana
es el desgaste perpetuo que el amor les calca.
Es la lluvia,
que no sabe ser otra cosa,
ni mirarnos por sobre el hombro
o rubricar versos lunares
hinchando el pecho rotundo.

Es oscuro, está oscuro.
Bajan las aguas como manos preciosas
buscando levantar cosas perdidas
aquello abandonado en el áspero suelo del olvido;
sube con un vapor que casi tocamos
y se queda cerca para dejarnos incompletos.
A más luz, más tormento.

No todo es vivir
con el hambre calma por lo ausente
que empuja su flujo contra la honra nuestra
de hundir los dedos en la tierra.
Hoy todo es lluvia:
el rostro de la gente que pasa y habla,
su voz como hilos que se desgajan en el aire,
en los vientos que entristecen los días
y hacen más incierto el ritmo del agua
que estalla en la tierra igual a una hembra parturienta.
Envolverse en el agua.
Recibir la liturgia de cansancio del cielo,
sentir desnuda el agua
con la elegancia de un cisne
que avanza pensando en el exilio.

Todo es lluvia.
Hasta las calles sucias
y los niños sucios que exhalan fuego
para brindarnos un poco del infierno que hemos perdido.
Hasta el arma irredenta
y la flor ponzoñosa de los traidores,
hasta las maletas de viaje de un moribundo
o el placer riguroso de un asesino.

Antes que las manos sintieran
el calor de la sangre enemiga
(aquella dadora de la fuerza de los dioses),
un frotar de agua martilleaba el silencio
augurando las danzas que en el futuro se harían
en invocación de esa presencia sagrada.
Desde el inicio
(puerto seguro de piedras y ostras
que jamás soñaron con su cruel destino de lanzas,
cuando el esmeril de la muerte no nos había forjado),
estaba la lluvia.


La lluvia cae,
lastimando al suelo.
Está atenta al cogitar nocturno
de los que lloran por la luz
que en otra fecha alumbró nuestra carne,
la que suavemente se ha ido desprendiendo de los huesos
para dejarnos plenos de incertezas.
A más luz, más tormento.

Es mucha la tierra que nos aparta de los enterrados
y dormir con el traicionero abrazo de la verdad
pareciera la burda esperanza del condenado
que recibe la hostia para descansar sosegada la conciencia.

Triste y perfecto reposa un cuerpo.
Se oye el repicar de las gotas
que parecen la música compuesta más allá de lo visible
para luego inundarnos con su partitura milenaria.
Es oscuro.
Siempre hay lamentos en la lluvia:
el que durmió sin resguardo
y piensa inocente que el agua golpeante
es el odio de quien lo trajo a labrar la vida,
y grita y se estremece como un pez sacado del río.

Las rocas gozan con el agua
han aprendido la paciencia de ser talladas
por esos azotes perpetuos
que dilapidan su fuerza con gritos adustos
desfalleciendo desde lo alto.
Hay lamentos en la lluvia:
aquel que destruye la intimidad del silencio;
su recuerdo hoy presente
(cual el desfile impasible de las cosas)
que va llenando el camino con sombras.

Tal es el asomo de la noche,
que alberga al destino manifiesto e implacable,
el anuncio de lo que le sobra al hombre:
un cuerpo roído de siglos,
el berrido incierto de una criatura
apresada en las fauces del tiempo.
La noche aún húmeda por la añeja sangre caliente,
vertida ahora ante la sutil indolencia
de los ojos venidos de escrutar la nada:
ese reposo quebrantado por nuestros pasos.

También se ama en la lluvia.
Ella guarda el brillo intenso de los huesos del amante,
que lucen ausentes y dejan un rastro de polvo;
huesos de aquellos que copularon en los montes
y a la vista de todos,
o flecharon bisontes gallardos
para nunca resignarse a tan sólo dibujar su hastío.
Mas no eran simples faunos
perturbando la quietud de sus mujeres:
eran los muertos en su baile telúrico
que conmueven a la tierra y la fecundan.

Verse el rostro en el agua,
hundir los cuerpos absolutos en el agua.
Ser puros.
Consagrarse.
Ser vencidos por la lluvia.
Ahogarse en la efímera presencia de lo eterno.


Vox dei
Allá ellos
que brinquen
y se desmayen.

Que se abstengan
de los vinos.

Que me busquen
en un muro de lamentos.

O que hagan el amor
mirando hacia La Meca.


Al final de la montaña
Erguido.

Parapetado a ras del cielo.

Las piedras rojas de la cumbre
encaminan pequeñas misericordias.

Un racimo de lluvia pretendió rebelarse,
sus compañeras en marabunta
lo condujeron con gravedad hacia abajo.

Mojó piedras negras.

Rapiña, carroña, qué más da;
en la cima se ve igual,
da lo mismo.

Parvadas de halcones
señorean los litorales.

Nubes desdentadas humedecen,
no aguantan la risa;
rostros que orientan hacia el fondo.

Un coyote acecha con lascivia;
el deseo es ver correr sangre
en sus tripas sedientas.

Insectos.

Sangre.

Relámpagos  de gozo,
la agitación intensa de una rata
en el momento justo que el veneno
le devora agriamente las entrañas.


Génesis
Diseminados
como el suave reparto de la arena
nos agobia situarnos
en el medio de este tiempo
o tener que aferrarse a ser silencio
lanzar lamentos y preguntar por qué
se habrán de disfrutar
los pesados lastres del bullicio.

Porque no fuimos edificio suficiente
para resguardar el origen del Cosmos
vagamos redactando las promesas
de un gigante que nadie ve
y que nunca escucha.

Tan caro es el crimen
que nos desbandamos de risa
como la suprema gloria de la presa
que al verse perdida
le guiña un ojo al predador.

Flotamos en aguas saladas
cuando su densidad nos confirma
que nosotros fabricamos a los astros
que somos los nombres
que rayan con sangre el firmamento.

Aquel día
dispusimos derrumbar nuestros cuerpos
(que eran templos)
enfilándolos al fuego
ahí donde toda sustancia es lejana
y permanece oscura.

Autor: Alan Mills

Colaboración proporcionada por Carlos López.

 
 
 

Sitio dedicado a la poesía guatemalteca - poetas guatemaltecos


 
  Alaíde Foppa     René Leiva     Otto René Castillo     Arqueles Morales     poetas guatemaltecos     Julia Esquivel     poesía guatemalteca     Carlos Illescas     Miguel Angel Asturias     poesía guatemalteca     Carmen Matute     Manuel José Arce     Gerardo Guinea Diez     Elizabeth Alvarez     Mario Payeras     Alaíde Foppa     Carlos López     Dina Posada     Carmen Matute     Paolo Guinea Diez     Otoniel Martínez     Mario Roberto Morales     poemas de guatemala     Edwin Cifuentes     Miguel Angel Asturias     Delia Quiñonez     Ana María Rodas     Francisco Morales Santos     Luis de Lión     Luis Cardoza y Aragón     Luis Cardoza y Aragón         José Luis Villatoro     Mario Matute     poemas guatemaltecos     Luis Alfredo Arango     Mario Payeras     Antonio Brañas     Otto René Castillo     Enrique Noriega     Julio C. Palencia     Otto-Raúl González     Roberto Monzón     Francisco Nájera     poemas de guatemala     Isabel de los Angeles Ruano     Otto René Castillo     Julio Fausto Aguilera     Roberto Obregón     poetas guatemaltecos     Julio C. Palencia     Gisela López  


Antología administrada por: Julio C. Palencia