Buscar palabra o frase: 
Parámetros de Búsqueda:
Lista de Poetas
.Colaboraciones
4ndr3z
Abel Alejandro Sanabria Sanchinel
Abner Caballeros López
Adam Medina
Adeleón
Adolfo Ajpakajá
Aguilainez
Alan Iván López
Alan Reyes
Alberto Calderón
Albi Elena Mejía Martínez
Alejandro Camey
Alejandro Conde
Alejandro Cortez
Alejandro de León
Alejandro Osorio
Alejandro Ricci
Alejandro Santizo
Alex Montúfar
Alex Palacios
Alexander Cáceres
Alexander Castañeda
Alexander Socop
Alis T. Velasco
Allan B. Tahuite T.
Alma Gamboa
Amilcar García Rudy
Ana Beatriz Mora
Ana Pivaral
Andrea Isabel Villeda
Andrés Solares Panazza
Angel Pérez Méndez
Angel Sacalxot
Angeli-K
Anissette
Anna Cosenza
Antonio Barillas
Anushca
Ariel Aquino
Aura Marina Castañeda
Aurelio Brito
Bene
Berner J. Gill
Bladimir Cojón
Boris A. Ruiz Sosa
Boris Jacobo Hernández de León
Brayan Zúñiga
Bryan Bojórquez
Bryan Cozano
Bryhan Alexander Armira Lucas
Byron Danilo Hernández
Byron José García Navas
Carla S. H. Martínez
Carlos Alfredo de León Cifuentes
Carlos García Cabrera
Carlos Iván Cobos A.
Carlos Luis González
Carlos Marota
Carlos Melgar
Carlos Ochoa
Carolina Escobar Sarti
Carolina Oliveros
Carredano Cristofer
César A. Espinoza Muñoz
César Estrada
César Humberto Ortega Alvarado
Chema Armas
Christian
Christian David Monroy Hernández
Christian Reyes
Cielo
Cintya
Claudia Bermúdez W.
Claudio Valerio Gaetani
Cristian Gramajo
Cueleman Villacinda
Daleshka Salazar
Daniel Barrios
Dany Vargas
David Baten
David Majano
David Rosales
Diego Piedrasanta
Dulce Pradera
E. Phantom
Eber Contreras
Edgar Maldonado de León
Edmar Estuardo Escobar Pérez
Eduardo G.
Eduardo Rosales
Edwin R. Vásquez
Edwin Yanes
Edy Tablas
Eléazar Adolfo Molina Muñoz
Elizabeth Carranza
Elvin G. Muñoz Sandoval
Elzon H. Mejía
Enrique Morataya
Enrique Velasco Ortega
Erick Bautista
Erick Isai López López
Erick Salguero Reina
Erik Cheves Reyes
Ernesto Alegría
Ernesto Gabriel
Esteban Sarceño
Estuardo Rodriguez
Estuardo Sosa Urizar
Eva González
Fabiola Rossi
Fabrizio Aragón
Feder Vas
Felipa (Chusita)
Felipe Tambriz
Félix Navas
Fernanda Alvarado
Fernando
Flor de María Momotic López
Francisca Andrea Alvarado
Francisco Duarte
Francisco Lujan
Francisco Sosa Ruiz
Franklin Espinoza
Fred Sagastume
Fredy Ray
Fredy Jiménez
Gabriela Fernanda González Álvarez
Genaro Castillo
George Reyes
Georgina Palacios
Gerardo Emanuel Narciso Pineda
Gerber
Gerónimo Ramírez
Geyner Hidalgo
Giovanni Ruano
Gladys Isabel Monroy Escobar
Gonzalo Cabrera
Grisell E. Morataya Castro
Guillermo Enrique Salazar Lechuga
Gustavo Padilla Castro
H3c70r P3r32
Harald Ethienne
Héctor Rolando
Henry Benedicto Zúñiga Caal
Herbert Danilo Figueroa Benavente
Hernan Del Valle
Hugo Orozco
Humberto Escobar Sayes
Humberto Flores
Ismael Ramírez
Iván Guatemala
Jacobo Eduardo Reyes Castillo
Jaime R. Rivas S.
Javier
Javier Arriola
Javier López Barrios
Javier Turnil
Jerver de León
Jessica Marroquin
Jesús Abalcázar López
Jhonatan Francine Gómez Martínez
Joaquín Carranza
Joe Parsons
Joel Salazar
Johnatan Aceituno
Johnny A. Martínez López
Jonatan Hernández
Jonathan Arana
Jonathan Bell
Jorge Fernando Flores Zepeda
Jorge Guerra
Jorge Infante
Jorge Mario Román Marroquín
Jorge Mijangos
Jorge René Castro
José
José Augusto Cabrera
José Batres
José Del Cid
José García Ponce
José Juan Guzman
José Julián Quelex
Joshua Velásquez
Juan Antonio Mejía
Juan Sicay Pop
Judith Miguel
Julia Rodríguez
Julio Leonardo Samayoa Juárez
Julio Rodolfo García Rodas
Karbin David Arevalo
Karina Boteo Morataya
Karla
Karla Gutiérrez
Karolay Mejía
Katherine Luna
Kendrick
Kevin Marcus
Kierk Orochena
Konzeptual
Kunfau
Larry de León
Laura López Guzmán
Leonel Juracán
Leonel Vargas
Leslie Quan
Lester Puac
Letras con Sangre
Ligia Vindas
Liz J. Levy Figueroa
Lola Andrade
Lorena Medina
Lucy Aldaz
Luis A. Ixcayau Juárez
Luis E. Arriola
Luis Enrique
Luis Fernando Manrique
Luis Loarca Guzmán
Luis Oliveros
Luis Ostorga
Luisa Fernanda Córdova
Luisa Rodríguez
Luisp Corado
Luna Lilith Cristabel
Luz María
M.C. Vásquez
Madguel A. Santos
Magodeoz
Manuel Rodas
Marcelino Maldonado
Marco
Marco Antonio Morales Orellana
Marco Nehemias Chávez Coyoy
Marcos René Leiva Navarro
María Antonieta García Ocaña
María C. Debacle
María Chavarría
María del Carmen Gaitán
María Esther Ruiz Zumel
María Jerez
María Porfiria Rivera
Mariela Hernández
Marilinda
Mario Antonio Barrios y B.
Mario Avila
Mario del Cid
Mario Gilberto Andino Dardón
Mario González (Jlbetter)
Mario Rodolfo Utrera Salazar
Mario Vides
Marlon Francisco
Marlon Monroy
Marta Mena
Maru Luarca
Marvin Cortez-Mejía
Marvin Pineda
Marvin Rafael Sam Chún
Mauricio López Castellanos
Melissa López
Michi Rosas
Miguel Alejandro De León Cardoza
Miguel Cordero
Miguel Racos
Mildred Marroquín
Milton Lorenti
Milton Sandoval
Minoldo Gramajo González
Miriam
Mirna Lissett Carranza
Mishel Alvarez Medina
Mónica A. Garavito
Mónica Navarro
Nancy González Carranza
Neas Moe
Neriant Ramos
Ninoshka Zapata
Noé Chenol Ventura
Noemí Batzin
Norma Navarro de Leiva
Olga A. Aragón Castañeda
Olga Angélica Aragón Castañeda
Omar Alejandro Sontay
Orlando Callejas
Orlando Segundo
Oscar Alexander Escobar
Oscar Arévalo
Oscar Orozco
Oswaldo Rueda
Otto. E. Gutiérrez
Oxwell Lbu
Pablo Hernández M.
Pablo Julieto
Pablo Solórzano Gudiel
Pamela Pacheco Barrios
Paty
Pedro
Pedro Maldonado
Pedro Marroquín
Perla Espinoza
Poly Cinco
Rafael Argueta
Rafael Carías
Rafael Mérida Cruz-Lascano
Raúl Barrera
Rebeca
René Coz
René Mazariegos
Ricardo Boror
Roberto Gabriel Corona
Rodimiro Gramajo
Rodolfo Vicente
Rodrigo
Rodrigo Morales
Rodrigo San Marcos
Rodrigo Ventura
Rogervan
Rolando Enrique Rosales Murga
Rossio Rodas
Rubén Darío Chó Tux
Rudy
Rury Morales
San José Allan Noriega
Sandra Julieta Urrutia
Santa
Sergio Tecum
Silvia Cortéz
Silvia Fortin
Singer
Sonia Reanda
Stephanie
Tito Espinoza
Tommy Morales Neira
Tony de Jesús
Toto Leiva
Víctor Antonio Leiva Navarro
Victor Castellanos
Víctor H. Bonilla M.
Víctor Hugo Hernández
Víctor Leiva Recinos
Víctor Santa Rosa
Vladimir Camas Bolaños
Walter González
Wiliams Castañaza
Wilian Noé Ordóñez Z.
William Saquil
Willy E. Morales
Wilton D. Vásquez
Yader Raudez
Alaíde Foppa
Alan Mills
Alfredo Portillo
Ana María Rodas
Antonio Brañas
Arqueles Morales
Carlos Illescas
Carlos López
Carmen Matute
Carolina Alvarado López
Delia Quiñonez
Dina Posada
Edwin Cifuentes
Elizabeth Alvarez
Enrique Noriega
Francisco Morales Santos
Francisco Nájera
Gerardo Guinea Diez
Guisela López
Haroldo Shetemul
Héctor Rodas Andrade
Humberto Ak’abal
Ilka Oliva Corado
Isabel de los Angeles Ruano
Javier Payeras
José Batres Montúfar
José Luis Villatoro
Julia Esquivel
Julio C. Palencia
Julio Fausto Aguilera
Luis Alfredo Arango
Luis Cardoza y Aragón
Luis de Lión
Luz Méndez De La Vega
Manuel José Arce
Marco Antonio Flores
Mario Matute
Mario Payeras
Mario Roberto Morales
Miguel Angel Asturias
Oscar Arturo Palencia
Otoniel Martínez
Otto René Castillo
Otto-Raúl González
Paolo Guinea Diez
Pedro Miguel
René Leiva
Roberto Monzón
Roberto Obregón
Werner Ovalle López
Nos leen en:

ENTRE TUS LUCES de César Augusto Espinoza Muñoz imprimir | correo
Cuando tus ojos me envuelven
Recuerdo la “Casa de fuego”
Donde tu y yo
Por amor nos fundimos.

Cuando míos
presiento tus ojos

esquiva y coqueta
enciendes las flores
de tu jardín primoroso de nietos.

Cuando amorosa me miras
mi alma es embrión en tus ojos
cuando nuestras miradas se cruzan
me reviven tus luces de astro naciente.

Cuando beso tus ojos dormidos
Pienso en la vida que hicimos posible
me enternezco
con fuerza te abrazo
para que goces de sueños hermosos.

Autor: César Augusto Espinoza Muñoz



REGRESO A LA INOCENCIA de César Augusto Espinoza Muñoz imprimir | correo
“Quitadle el agua al pez—y el pez morirá”
Prohibidle al poeta hurgar su pasado
El alma de su estro, se marchitará
Tal flor de un camposanto olvidado.

I
Tarea para dilatar la vida
(Catarsis)
Colmó tu gracia infinita, mi niñez de cándida estancia;
Mi otoño transita contigo… aún poesía te busco.

Por todos mis poros, tu enredadera se adhiere:
En sueños profundos, en sueños fugaces.

Talvez tu cima no alcance, acaso no dé tu estatura;
Pero mis ansias ante tu embrujo, se alargan.

Pretendo tu cumbre perfecta, tu magia infinita,
Hasta el instante que se apaguen mis luces.

                       A veces, mi cielo está despejado,
                Los caminos de luceros repletos.
Es increíble ¡La le felicidad me atrapa!
Y en momentos de dolor me inspiro.

Le escribo a la dicha de verme vivo todavía:
Entre la cotidianidad del sol y el viento que acaricia mis mejías.

La poesía me conduce por rincones ignorados,
Suave... como entre acordes de un violín.

Le canto a la vida, pensando en la eternidad
La vida me responde, con dicha y adversidad.

Hoy por ejemplo: retorné ilusionado a la inocencia
A buscar los castillos que se esfumaron entre sueños.

(Rememoré la muerte que acontece de maneras infinitas.
Y cumple sus funestos designios, siempre cumple,

Mañana seremos, amanecida primavera
O acaso un tumulto de gusanos)

Por ello, emocionado justifico la palabra:
Bella tarea para escudriñar la vida.

II
En tal virtud:

(Acompañaré el susurro del viento,
Platicaré con las hojas que de resecas
Volaré con ellas a la ciudad de lo incierto.

Buscaré en la oscuridad de las urbes,
En las tabernas más nauseabundas,
En los claros del tiempo, en los antros siniestros.

Me multiplicaré en los ojos del éter,
Como guijarros, mis perlas de niño
Que al besarse lanzan, embriones de fuego.

Tiritaré ante los fríos violentos
Y mis palabras, con voz muy profusa,
Inundarán los suelos polares.

Sudaré en los desiertos violentos,
Mis fluidos, de agua salobre,
Anegarán la arena quemante.

Desenterraré sepultados ideales,
donde los apelmazó la injusticia,
Allí plantaré, el árbol de la victoria.

Se liberará mi alma, de la roca presa;
No habrá más preludio de letal sorpresa.
Escribo en la plenitud de la noche bella,
Ausente de refulgente estrella.

busco la virtud con denuedo
en este mundo en el que ruedo y ruedo.

El niño que me acosa hace muchos
Aparece como un duende en mis delirios.

Las sienes me acaricio
Y la tranquilidad, como embrujo maternal, me duerme.

III
Y ahora:
Mi mundo es un mar de dilatada bonanza
Donde naufragan las penas rendidas.

Soy un solitario armador de esperanza
Quizás navegando en naves perdidas.

Mis ideas son golondrinas hermosas
Que en raudo vuelo afinan su danza.

De ilusiones se tejen grandes romanzas,
Cuando las estrellas tiritan en el cielo ateridas.
Las luciérnagas, tienen en su ser una luz que es divina
Yo robé albor a una que estaba encendida.

Infancia: Te buscaré, y si no puedo encontrarte,
Imploraré claridad a una luciérnaga de luz diamantina.

IV
Un Rosario de venturas
Buscaré en ti, mi fuente primigenia de gemidos,
Aquella cuna que dejé en las grandes montañas;
Colocaré amarras a los corceles de la historia
Y recordaré al viento que sopla, mis arrullos;
Buscaré en ti, mi fuente primigenia de gemidos.

De hoy hasta tus hechizos no ha pasado el tiempo
Y viajar a tus bondades es viajar de veras
Es juntar el sueño con lo que se jacta de imposible
Es atar inicio y final con la fuerza de un anhelo;
De hoy hasta tus hechizos no ha pasado el tiempo.

En tu azul, mi alado pensamiento vuela,
Regresaré travieso de pretéritos ensueños:
Constelación de palabras, barullos infantiles.
Yo poblaré tus ensenadas de versos encendidos;
En tu azul, mi alado pensamiento vuela.

Me gozaré otra vez en tu voz, la voz primera,
¿Cuántas palabras forman mi Rosario de venturas?
¿Cuántos sonidos me prodigaste, estación dorada?
¡Oh! la ventura que tus labios ha tiempo me enseñaron.
Me gozaré otra vez en tu voz, la voz primera.

Reiré y lloraré en tu regazo acurrucado,
No brotan sólo de dolor las lágrimas lejanas
También los regocijos humedecen las entrañas
Y jugar en el sueño de tus laberintos es la dicha;
Reiré y lloraré en tu regazo acurrucado.

Porque tú eres de la eternidad, el claro nombre,
La más fiel prolongación del alma, su reflejo,
Lo que la memoria no abate ni asesina,
Lo insustancial que antes fue sustancia, vida;
Porque tú eres de la eternidad, el claro nombre.

Puse como seña en tus ojos mis luceros,
La fuente de mis asombros iniciales,
La masa dúctil de mis castillos en el aire,
Mi ingenuidad de colocar amarras a la luna;
Puse como seña en tus ojos mis luceros.

Jamás te abandoné pequeña nave de sorpresas,
Urna del tiempo donde guarde mis carcajadas,
Mis sonidos de fantasma, mis grandes travesuras.
Tú eres el mismo barco de mis actuales soledades;
Jamás te abandoné pequeña nave de sorpresas.

En tu versatilidad, se anclaron mis mocedades,
Yo fui un pequeño contrincante de piratas,
El héroe anónimo de febriles aventuras
Quien dominó al mundo, elevando barriletes;
En tu versatilidad, se anclaron mis mocedades.

Es difícil no hablar de pinos, sombras, regocijos,
Yo crecí entre el aroma sin igual de la montaña
Y vuelvo en busca de mis perfumes infantiles.
Exploraré crédulo la cordillera fría que aún recuerdo.
Es difícil no hablar de pinos, sombras, regocijos.

Vida inicial la mía, parecida a todos y a ninguna
La cuerda de mi trompo pudo ser de extraña factoría:
Magia niña confabulada con inventiva inusitada
Que dejó en mi inocencia, sabor a eternidad deseada.
Vida inicial la mía, parecida a todas y a ninguna.

Mis regresos jamás tropezarán con la fatiga,
Hoy ruedo en el tiempo siempre rueda,
Los ejes del amor invirtieron mi lóbrego sendero
Yo imploro volver a mis inicios, como niño ilusionado.
Mis regresos jamás tropezarán con la fatiga.

V
Caricia de vientre abultado
¡Oh! los ojos de Tiburcia
Que vieron brotar de mi madre
Los gemidos
Sus curtidas manos tiernas y amorosas
Cortaron el cordón umbilical a nueva vida,
Su voz candorosa y antañona,
Tranquilizó los prolíficos dolores.

Su femenina y elevada sombra
De las ansias maternales
La esperanza.
Fue Tiburcia
El bálsamo de sus nueve meses
La cuarentena de eucalipto
La caricia de vientre abultado.
¡Oh Nana cigüeña!
¡Tiburcia, singular partera!

VI
Retoño de poetiza
Anduve tras ella como un crío apeñuscado
Fui dueño de su calor de singular bonanza
De su amor, justa flama para mi templanza,
Del mágico sonido, de su sueño ilusionado.

Sus morenos brazos guardaban inmensa ternura,
En ellos no cabían, las penas, las melancolías
Mi llanto se diluía entre bonancibles poesías
Que de su breve boca, manaban con dulzura.
¡Ah! Mi niñez, de únicos sabores ¡Como ninguna!
Siempre serás conjugación, serás presencia,
Sustancia de sublime evocación, ¡mi santa cuna!

Madre, tú por mi vida cambiaste la existencia,
Gracias por amamantarme bajo la clara luna
Y por propiciar este regreso, a la inocencia.

VII
Recuerdos, deseos y añoranzas
dentro mi disco duro
Guardo mis recuerdos:
En un baúl de madera bien labrada.

¡Qué más quisiera!
Sino abrir la caja de Pandora que alberga mis tesoros
Allí viven mis recuerdos
con el cúmulo de años que, silentes sucedieron.

Por ello rebalsa
el ánfora de mis sentimientos ancestrales
y regreso feliz
Allá donde mi alma solía solazarse en la estepa verde.

A los bellos rostros
Cuyas sensuales columnas se vestían de natura,
inusitado atavío
que robó matices a la sin par aurora,
Belleza y hermosura
Que era frutal y era arbórea y era canora.

Yo deseo trasegar
en el laberinto de ceremoniales cumbres,
por blondos trigales,
que calman las penas del tenaz labriego,
en pinadas verdes
que del prado son sombra y lumbre sin afanes.

Y sueño de nuevo
las blancas neblinas y lluvias invernales,
Ellas vuelven a mí
sin rosa de los vientos, sobre las alas del tiempo
Soy germen terreno
la comarca anduve como pródigo hijo,
         por ello proclamo

los sentimientos que me nacieron un noviembre lejano.
Con nítido rocío,
humedezco los geranios, de belleza abundantes.
Mis luceros se anegan
son lágrimas que ruedan por mi  cruel porfía,
de querer unir
la bucólica grandeza, con mi sombra delirante.

y hoy, reverente,
ante el embrujo de las frondas, la frente me descubro.
¡Por Dios Todo poder!
amo los celajes, aureolas virginales sobre el horizonte
Los frescos céfiros
que deambulan por el viento como dulces hadas.

Ellos son acicate,
para los sueños que en su  plenitud fueron truncados.

Buscaré una empinada,
para otear el claro de la enigmática montaña
donde casi dormía
la escuela de niños, que al compás de los cencerros
gozaban sus cabriolas,
y madrugaban a cazar lecciones para un mañana promisorio.

jazmines y rosas
de corazón despercudido, infantiles risas de los curvos cerros.
¡Oh! gritos escolares
Que propician indefectible regreso, a los azules montes
desde el rancho viejo
que aterró mis inocentes mocedades
hasta el rumbo lírico
donde las sendas marcaban destinos casi inciertos.

Fui joven preceptor.
Mi pedagógicos pasos en la sin igual comarca, fueron
andares que heredé
de la madre de mi madre y  luego de la madre mía:
Loor a las mujeres
que me envolvieron entre sueños de alabado tino
ellas con gran amor,
me pintaron las letras, mi pan de cada día.

Escuela rural mía
donde finalicé mis adolescentes pasos,
yo era un mozuelo
el bigote, no me despuntaba con sus terrenos bríos,
lo que no fue razón
para continuar las lecciones de solidaridad por mi, bebidas
cuando feliz trasegué
entre el arrullo maternal y el reptar cristalino de los ríos.

Montaña vetusta
Espérame donde la semilla crece, e ilusionado quise hacer:
Una patria grande.


VIII
Al final

Y en este atardecer sombrío
Que hoy, por si acaso, vivo
Un niño inconsolable llora, llora quizás de hastío
—¿Por qué lloras pequeño?, con la mirada inquiero.

El infante arrecia su angelical chillido
Tras cristalino líquido que de los ojos brota
Pareciera responderme entre lágrimas, el crío:
—¿Por qué? Si usted no entiende ni jota.

El llanto incomprendido del pequeñuelo
Dilata mis claras evocaciones;
El cielo luce como percudido pañuelo,
Amenaza la lluvia, vendrán más emociones.

Llora el niño travieso— la magia del cielo talvez le aterra—
Viene la primavera, la lluvia al desprenderse no cesará,
¿Le asustan las gotas?, ¿el granizo que aguijonea la tierra?
Por eso en su llanto, es posible, implora las caricias de mamá.

De pronto se llena el día de variadas ilusiones
Lluvia y niño son regalía que alienta las almas cantoras
Y conducen la soledad a grandes evocaciones:
Como el beso paternal que se recibe al despuntar la aurora.

¡Oh! Mis recuerdos que bellos, que bellos
Son como agua que reverdece los prados;
Rauda corriente, ve y socorre los vertederos
Has de los pichones trinos, violines bien templados.

(La barca tambaleante de mi poesía
El tiempo que inclemente nos lleva, surcará
Y mi sombra de hombre-travesía
Entre niños y lluvia acaso perdurará)

Espero crecer con los últimos y tintes ocasos
Hasta que el secreto recuerdo sea una eternidad
O entre las estrellas rutilantes del cosmos
Que del cielo, con su titilar, —son claridad—

Y entre mi vanidad de ilusionado poeta sin un ápice de paz,
Sé muy bien: lo que hoy brilla, mañana el tiempo opacará
Por eso bulle el alma mía, se me enciende la faz,
Y acongojado recuerdo, el dulce canto de mamá.

 
 
 

Sitio dedicado a la poesía guatemalteca - poetas guatemaltecos


 
  René Leiva     Carlos López     poemas de guatemala     Alaíde Foppa     Luis Alfredo Arango     Francisco Nájera         Otto René Castillo     Luis de Lión     Mario Matute     Elizabeth Alvarez     poesía guatemalteca     Francisco Morales Santos     Mario Roberto Morales     Mario Payeras     Roberto Obregón     poetas guatemaltecos     Julio C. Palencia     Miguel Angel Asturias     Gisela López     poesía guatemalteca     Antonio Brañas     Otto René Castillo     Arqueles Morales     poemas guatemaltecos     Luis Cardoza y Aragón     Julia Esquivel     Isabel de los Angeles Ruano     Mario Payeras     Miguel Angel Asturias     Carmen Matute     Julio C. Palencia     Gerardo Guinea Diez     Delia Quiñonez     Dina Posada     Carlos Illescas     poetas guatemaltecos     Ana María Rodas     poemas de guatemala     Manuel José Arce     Edwin Cifuentes     Otto-Raúl González     Otto René Castillo     Julio Fausto Aguilera     Luis Cardoza y Aragón     Alaíde Foppa     Paolo Guinea Diez     Carmen Matute     Otoniel Martínez     Enrique Noriega     José Luis Villatoro     Roberto Monzón  


Antología administrada por: Julio C. Palencia