Buscar palabra o frase: 
Parámetros de Búsqueda:
Lista de Poetas
.Colaboraciones
4ndr3z
Abel Alejandro Sanabria Sanchinel
Abner Caballeros López
Adam Medina
Adeleón
Adolfo Ajpakajá
Aguilainez
Alan Iván López
Alan Reyes
Alberto Calderón
Albi Elena Mejía Martínez
Alejandro Camey
Alejandro Conde
Alejandro Cortez
Alejandro de León
Alejandro Osorio
Alejandro Ricci
Alejandro Santizo
Alex Montúfar
Alex Palacios
Alexander Cáceres
Alexander Castañeda
Alexander Socop
Alis T. Velasco
Allan B. Tahuite T.
Alma Gamboa
Amilcar García Rudy
Ana Beatriz Mora
Ana Pivaral
Andrea Isabel Villeda
Andrés Solares Panazza
Angel Pérez Méndez
Angel Sacalxot
Angeli-K
Anissette
Anna Cosenza
Antonio Barillas
Anushca
Ariel Aquino
Aura Marina Castañeda
Aurelio Brito
Bene
Berner J. Gill
Bladimir Cojón
Boris A. Ruiz Sosa
Boris Jacobo Hernández de León
Brayan Zúñiga
Bryan Bojórquez
Bryan Cozano
Bryhan Alexander Armira Lucas
Byron Danilo Hernández
Byron José García Navas
Carla S. H. Martínez
Carlos Alfredo de León Cifuentes
Carlos García Cabrera
Carlos Iván Cobos A.
Carlos Luis González
Carlos Marota
Carlos Melgar
Carlos Ochoa
Carolina Escobar Sarti
Carolina Oliveros
Carredano Cristofer
César A. Espinoza Muñoz
César Estrada
César Humberto Ortega Alvarado
Chema Armas
Christian
Christian David Monroy Hernández
Christian Reyes
Cielo
Cintya
Claudia Bermúdez W.
Cristian Gramajo
Cueleman Villacinda
Daleshka Salazar
Daniel Barrios
Dany Vargas
David Baten
David Majano
David Rosales
Diego Piedrasanta
Dulce Pradera
E. Phantom
Eber Contreras
Edgar Maldonado de León
Edmar Estuardo Escobar Pérez
Eduardo G.
Eduardo Rosales
Edwin R. Vásquez
Edwin Yanes
Edy Tablas
Eléazar Adolfo Molina Muñoz
Elizabeth Carranza
Elvin G. Muñoz Sandoval
Elzon H. Mejía
Enrique Morataya
Erick Bautista
Erick Isai López López
Erick Salguero Reina
Erik Cheves Reyes
Ernesto Alegría
Ernesto Gabriel
Esteban Sarceño
Estuardo Rodriguez
Estuardo Sosa Urizar
Eva González
Fabiola Rossi
Fabrizio Aragón
Feder Vas
Felipa (Chusita)
Felipe Tambriz
Félix Navas
Fernanda Alvarado
Fernando
Flor de María Momotic López
Francisca Andrea Alvarado
Francisco Duarte
Francisco Lujan
Francisco Sosa Ruiz
Franklin Espinoza
Fred Sagastume
Fredy Ray
Fredy Jiménez
Genaro Castillo
George Reyes
Georgina Palacios
Gerardo Emanuel Narciso Pineda
Gerber
Gerónimo Ramírez
Geyner Hidalgo
Giovanni Ruano
Gladys Isabel Monroy Escobar
Gonzalo Cabrera
Grisell E. Morataya Castro
Guillermo Enrique Salazar Lechuga
Gustavo Padilla Castro
H3c70r P3r32
Harald Ethienne
Héctor Rolando
Henry Benedicto Zúñiga Caal
Herbert Danilo Figueroa Benavente
Hernan Del Valle
Hugo Orozco
Humberto Escobar Sayes
Humberto Flores
Ismael Ramírez
Iván Guatemala
Jacobo Eduardo Reyes Castillo
Jaime R. Rivas S.
Javier
Javier Arriola
Javier López Barrios
Javier Turnil
Jerver de León
Jessica Marroquin
Jesús Abalcázar López
Jhonatan Francine Gómez Martínez
Joaquín Carranza
Joe Parsons
Joel Salazar
Johnatan Aceituno
Johnny A. Martínez López
Jonatan Hernández
Jonathan Arana
Jonathan Bell
Jorge Fernando Flores Zepeda
Jorge Guerra
Jorge Infante
Jorge Mario Román Marroquín
Jorge Mijangos
Jorge René Castro
José
José Augusto Cabrera
José Batres
José Del Cid
José García Ponce
José Juan Guzman
José Julián Quelex
Joshua Velásquez
Juan Antonio Mejía
Juan Sicay Pop
Judith Miguel
Julia Rodríguez
Julio Leonardo Samayoa Juárez
Julio Rodolfo García Rodas
Karbin David Arevalo
Karina Boteo Morataya
Karla
Karla Gutiérrez
Karolay Mejía
Katherine Luna
Kendrick
Kevin Marcus
Kierk Orochena
Konzeptual
Kunfau
Larry de León
Laura López Guzmán
Leonel Juracán
Leonel Vargas
Leslie Quan
Lester Puac
Letras con Sangre
Ligia Vindas
Liz J. Levy Figueroa
Lola Andrade
Lorena Medina
Lucy Aldaz
Luis A. Ixcayau Juárez
Luis E. Arriola
Luis Enrique
Luis Fernando Manrique
Luis Loarca Guzmán
Luis Oliveros
Luis Ostorga
Luisa Fernanda Córdova
Luisa Rodríguez
Luisp Corado
Luna Lilith Cristabel
Luz María
M.C. Vásquez
Madguel A. Santos
Magodeoz
Manuel Rodas
Marcelino Maldonado
Marco
Marco Antonio Morales Orellana
Marco Nehemias Chávez Coyoy
Marcos René Leiva Navarro
María Antonieta García Ocaña
María Chavarría
María del Carmen Gaitán
María Esther Ruiz Zumel
María Jerez
María Porfiria Rivera
Mariela Hernández
Marilinda
Mario Antonio Barrios y B.
Mario Avila
Mario del Cid
Mario Gilberto Andino Dardón
Mario González (Jlbetter)
Mario Rodolfo Utrera Salazar
Mario Vides
Marlon Francisco
Marlon Monroy
Marta Mena
Maru Luarca
Marvin Pineda
Marvin Rafael Sam Chún
Mauricio López Castellanos
Melissa López
Michi Rosas
Miguel Alejandro De León Cardoza
Miguel Cordero
Miguel Racos
Mildred Marroquín
Milton Lorenti
Milton Sandoval
Minoldo Gramajo González
Miriam
Mirna Lissett Carranza
Mishel Alvarez Medina
Mónica A. Garavito
Mónica Navarro
Nancy González Carranza
Neas Moe
Neriant Ramos
Ninoshka Zapata
Noé Chenol Ventura
Noemí Batzin
Norma Navarro de Leiva
Olga A. Aragón Castañeda
Olga Angélica Aragón Castañeda
Omar Alejandro Sontay
Orlando Callejas
Oscar Alexander Escobar
Oscar Arévalo
Oscar Orozco
Oswaldo Rueda
Otto. E. Gutiérrez
Oxwell Lbu
Pablo Hernández M.
Pablo Julieto
Pablo Solórzano Gudiel
Pamela Pacheco Barrios
Paty
Pedro Maldonado
Pedro Marroquín
Perla Espinoza
Poly Cinco
Rafael Argueta
Rafael Carías
Rafael Mérida Cruz-Lascano
Raúl Barrera
Rebeca
René Coz
Ricardo Boror
Roberto Gabriel Corona
Rodimiro Gramajo
Rodolfo Vicente
Rodrigo
Rodrigo San Marcos
Rodrigo Ventura
Rogervan
Rolando Enrique Rosales Murga
Rossio Rodas
Rubén Darío Chó Tux
Rudy
Rury Morales
San José Allan Noriega
Sandra Julieta Urrutia
Santa
Sergio Tecum
Silvia Cortéz
Silvia Fortin
Singer
Sonia Reanda
Stephanie
Tito Espinoza
Tommy Morales Neira
Tony de Jesús
Toto Leiva
Víctor Antonio Leiva Navarro
Victor Castellanos
Víctor H. Bonilla M.
Víctor Hugo Hernández
Víctor Leiva Recinos
Víctor Santa Rosa
Vladimir Camas Bolaños
Walter González
Wiliams Castañaza
Wilian Noé Ordóñez Z.
William Saquil
Willy E. Morales
Wilton D. Vásquez
Yader Raudez
Alaíde Foppa
Alan Mills
Alfredo Portillo
Ana María Rodas
Antonio Brañas
Arqueles Morales
Carlos Illescas
Carlos López
Carmen Matute
Carolina Alvarado López
Delia Quiñonez
Dina Posada
Edwin Cifuentes
Elizabeth Alvarez
Enrique Noriega
Francisco Morales Santos
Francisco Nájera
Gerardo Guinea Diez
Guisela López
Haroldo Shetemul
Héctor Rodas Andrade
Humberto Ak’abal
Ilka Oliva Corado
Isabel de los Angeles Ruano
Javier Payeras
José Batres Montúfar
José Luis Villatoro
Julia Esquivel
Julio C. Palencia
Julio Fausto Aguilera
Luis Alfredo Arango
Luis Cardoza y Aragón
Luis de Lión
Luz Méndez De La Vega
Manuel José Arce
Marco Antonio Flores
Mario Matute
Mario Payeras
Mario Roberto Morales
Miguel Angel Asturias
Oscar Arturo Palencia
Otoniel Martínez
Otto René Castillo
Otto-Raúl González
Paolo Guinea Diez
Pedro Miguel
René Leiva
Roberto Monzón
Roberto Obregón
Werner Ovalle López
Nos leen en:

La dama del balcón de Mario Rodolfo Utrera Salazar imprimir | correo
En el apogeo de la noche no descanso,
Mi vista con ayuda de un bastón se guía por la oscuridad,
Me levanto a escribir lo que yo siento en un papel,
Y desde una ventana miro a una bella dama sentada en un balcón.

Miro desde lejos que mueves los labios,
Parece que el viento al pasar por ellos, se estremece por tu dulzura,
La noche baña tu piel en plata,
El frio se enamora de ti y se vuelve cada vez más cálido.

Me levanto de mi escritorio con el afán de llegar hasta ti,
Pienso que mis palabras me guían hacia ti,
Corro por el borde de un risco,
Y llego hasta el pie de tu balcón.

Me detengo ante tal súbita imagen,
No existen palabras para describir que es lo que siento,
Mi corazón se acelera, dice que está en tu pecho,
Y salta hacia tus manos para sentir el calor de tu cuerpo.

Escucho tus plegarias por primera vez,
Le pides a la luna que me acompañe donde quiera que este,
Le pides al tiempo que pase rápido, para estar juntos otra vez,
Y al mismo instante le pides que una vez juntos se congele.
También escucho como le dices a Dios,
Qué esperas que nuestros destinos sean lazos fuertes,
Que estén muy estrechos… que estén muy unidos.

Miro en ese momento como tocas tu pecho,
Abrazas y besas mi alma con tal sentimiento,
Me trasmites dicho sentimiento,
Haciéndomelo vivir en carne propia, en una distancia muy lejana.

Me pregunto qué piensas  cuando te pierdes en el suspiro,
Me pregunto qué pasa cuando despiertas ante mis ojos,
Albergo mis pensamientos al eclipsarme con tus labios,
Aprisiono una lágrima tuya, para forjar tu espíritu.

Al mismo tiempo tengo un sentimiento de culpa,
Prometí no hacerle daño a mi dama,
Y deje libre a las lágrimas, que yo nunca quise hacer salir,
Ellas salieron fugitivas por un pasado que mi mente desrealizo.

¡Qué idiota soy!… como pude perder tan bello tesoro,
Me confiaste tus sentimientos,
Jure protegerlos a cualquier costo,
Mas yo mismo acabe con ellos.

Dama del balcón,
Te pido que me des la llave de tu alma una vez más,
Prometo no hacer una acción irreversible,
Sino que Dios me tire al último círculo del averno.

En el momento que el cielo termino de cuestionarme,
Dirigí mí vista otra vez al balcón y ella ya no estaba,
Me sentí como un iluso,
Termine llorando a las orillas de ese balcón…

Ahogado en mis propias lagrimas, como un tifón furioso,
Golpee el suelo y me maldije,
Y en el momento menos esperado sentí algo tan suave como la seda,
¡Eran tus manos amor mío!, que acariciaban mis mejillas y secaban mis lágrimas.

Yo al abrazar su cuerpo frágil,
Sentí algo cálido correr en mis manos,
Al sentir eso, mire hacia su pecho, y horrorizado vi como mis palabras,
Que tenían la misión de ser un escudo en la vida de mi amada,
Se transformaron en una daga que atravesó dos corazones, en un mismo cuerpo.

El corazón que más sufrió fue el de ella,
Todavía antepuso el suyo para cubrir el mío,
Pero las palabras eran como lobos,
Desgarraron todo lo que había en él como un cordero.

Me dijo dulcemente, “no te preocupes no es tu culpa”
¡Oh dama mía! Exclame, todo es mi culpa,
Lamento a ver escrito tan miserables versos esa noche,
Lamento a ver sido yo quien te haya hecho esto.

Yo un iluso poeta, deje que mis palabras lastimaran mi propia existencia esa noche,
No encontré consuelo, no me comporte como un caballero,
Mi intensión no era hacer daño,
Mas lo hecho, hecho esta… ahora salgo cada noche…
Me dirijo hacia su balcón… y le doy al corazón de mi dama… una estrella por cada lágrima que se perdió esa noche,
Y dejo a la culpa, que me torture por la noche.


Antagónico pensamiento de Mario Rodolfo Utrera Salazar imprimir | correo
En un iluminado rincón de tu mente,
Mi alma atrapada está siempre presente,
Con su corazón ausente y consumido,
Limitada al olvido por la falta de amor…

Mi alma camina solitariamente en un firmamento nocturno,
Acompañada de aquel frio y condenado viento,
Se encuentra  perdida en mi irremediable lamento,
Con este frio y agotador tiempo,
Divagando así entre un oscuro y asqueroso silencio.

Me pongo a pensar, ante un astro muerto,
Detenidamente  ante un mar con límites,
Perdidamente ante una mujer que llora por su amado,
¿Qué nos hace falta? ¿Qué es para ti amar?
¿Qué es para mí sentir? ¿Qué es para ti vivir?

Y con un cristal atravesado en mi  pecho
Mi corazón todavía  se encuentra latiendo,
Reflejando en aquel cristal sus pesares y tú olvido
Reflejando… sus ganas de vivir sin ti.



Esperando a que dijera algo,
Esperando ante mí ser, un simple milagro,
Yo te pregunto ¿Qué más puedo decirte?
Si aquel llamado destino
Con un suspiro lento, estruendoso  e irreflexivo,
Me hizo olvidar… lo que realmente eras tú para mí…


Los latidos de mi sueño de Mario Rodolfo Utrera Salazar imprimir | correo
Cuando estaba alucinando
Desperté ante tus ojos…
Te seguí hacia un laberinto
Del cual nunca quisiera salir….
Camine solo con el deseo…
De robarle al tiempo
Un camino que me llevara a tus brazos…
Una vida que me diera una oportunidad…
Un corazón que me diera con cada latido… un amanecer…
Y estar contigo en este pequeño
Punto de ensueño…

Cuando tu cielo me alcanzo…
Deje de estar en el aire
Me deje llevar a lo más alto de mi locura…
Dejando que esta ignorara a su amante…
La razón…
Porque solo soñando
Me siento vivo
Y a la vez siento que muero…
Porque cada vez que te sueño
Me entierra el mismo tiempo…
Por ver tu sonrisa… tus lágrimas…
Haciéndome suspirar
El más dulce de los vientos…

Si es preciso
Me arrastrare hacia el mismo tiempo
Pidiéndole piedad
Por este corazón enfermo…
Pidiendo su única cura
Que es tu amor sincero…

¡OH Dios! ¿Qué puedo hacer?
Solo soy una sombra…
Que intenta congelar tu omnipotente tiempo…
Dejando a la noche sin estrellas
Dejándolo todo…
Con el más triste sentimiento…

Cuando te sientas sola
Mira por la ventana
Porque le pediré a la luna
Que te abrase… Cuando yo no pueda hacerlo…  
Y cuando llegue el día a su fin…
Le pediré a Dios que llueva
Para que no derrames
Tus lagrimas por mí…
Yo estaré llorando junto con el cielo,
La tristeza de tu corazón…
Y  te dejare en tus manos
El mío… para que el mismo tiempo
Se encargue de abrazarlo…
Como el más frio de tus recuerdos
Dejando morir… aquel fugaz momento…


Teatro de ensueño de Mario Rodolfo Utrera Salazar imprimir | correo
Un impulso progresivo y desalmado,
desata mil raíces en el suelo,
germina una obra o un sueño,
que termina con el mas insólito silencio.

Para el teatro vacío del inconsciente,
siempre se avecina una luna creciente,
tratando de escribir un guion sin sentido,
para aquel antagonista enfurecido,
mirando a la luna con un irrelevante fruncido.

Ella viste de oro y plata cada noche
y salpica el cielo de amor sin derroche,
al ser reflejada por su amor prohibido,
emana luz e inspiración a cualquier poeta abatido.

Nada en la vida del poeta, se cruza con su sueño,
porque ningún corazón o sentimiento posee un mismo dueño,
¡a ti fuente y manantial de mil orquestas!
¡a ti amor que no vuelves con las mismas prendas!

Me consumo de inspiración y melancolía,
como aquella vieja vida que agotada y fría,
deja este mundo, solitario y sin conciencia,
dejando en ese escenario, un amor... una ironía.

Cualquier novelista hipócrita gana corazones,
al exponer en un lienzo diferentes situaciones,
pero para el entregado poeta,
prefiere perder todo en una sola apuesta,
con un verso, en un poema ó
Prefiere ver una verdad… que mil historietas

Ante los ojos de mil espectadores de su inconsciente,
la verdad baila en medio de un torrente de ilusiones,
y una linea tiene mas desamores que razones,
dejando a todo el elenco de emociones enterrarse en su sueño,
al dejar que aquel telón se bese con el suelo.


En un firmamento de Mario Rodolfo Utrera Salazar imprimir | correo
¿Qué es lo que buscas por las noches alma fugitiva?
¿El lugar donde perdiste los fragmentos de tu corazón o el amor que el mismo cielo te confió?
Tengo el deseo de encontrar algo de ti, en tal sutil noche,
Más yo no puedo verlo,
Más yo no puedo encontrarlo…
Pero tuve aferrado en mi corazón, tus suaves y cálidas manos,
Sentí en mi oído el susurro de tu aliento
Y me estremecí al escuchar el palpitar de tus brazos.
Vi tu alama dormir abrazada por el calor de una estrella,
Pude soñar como la tranquilidad, te envolvía con una manta nocturna.

En mi, el tiempo devasto todo lo que había en mi mundo,
Más no pude recuperar tan preciados fragmentos,
Pero le prometí a mi dulce dama esa noche,
Que aunque mis pupilas se apaguen,
Mi alma vagara por la soledad tratando de buscar tan preciado tesoro.

Nadie puede imaginar la calidez y la sencillez de los latidos,
Que emanan de cada pequeño fragmento,
Tenerlos en la mano, es tocar un sentimiento,
Tenerlos otra vez en tu pecho,
Es para mí, el mayor de mis anhelos.

Le pregunto a Dios en la parte más oscura de nuestra esfera,
Si los ha visto, si los ha guardado, en la majestuosidad de su ser,
Le pregunto también por ti, por nuestro amor, por nuestros sueños, Le pido algo grande, algo único, dándole a cambio algo vital de mí existir.
Agarrando Dios un martillo, y con los pocos fragmentos que te quedan,
Moldea de nuevo tu corazón, lo forja con el fuego, con el que renace un fénix,
Lo sumerge en las lagrimas, que derramaste cada noche para enfriarlo,
Lo pule con la más fina nube de su trono,
Y le da toques de oro para que resplandezca otra vez… El me da un corazón nuevo para ti…

Para mí el precio no es nada,
Para tu felicidad, todo lo vale,
Le di mi vista para ver el camino donde pasas,
Mi felicidad para compartirla contigo,
Mis latidos, para que se fusionen con los tuyos,
Mis lagrimas, para que dejes de llorar en tan solitaria noche,
Mis pensamientos, para que te lleven con El…


Mirar hacia atrás de Mario Rodolfo Utrera Salazar imprimir | correo
¿Qué es lo que hace perdernos en el pasado?
¿Qué es lo que buscamos en realidad?
Si miro a todos lados,
Y solo me encuentro con una verdad.

Escalo tus cumbres llenas de incertidumbre,
Miro oscuridad al no tener tu nombre,
Muero de ansiedad al no ser aquel hombre,
Que roba las plegarias,
Que salen de tus labios por las noches.

No puedo darte mucho del mundo,
No puedo regresar de un lago muy profundo,
No puedo detener a mi mortal aliado,
No puedo dejarte escapar de mis brazos.

Miro como tus pensamientos me dejan sin aire,
Siento como tus brazos están fuera de mi alcance,
Miro como tus ojos me dicen al instante,
Que tu amor no es para este triste comediante.

¿Tan poco valgo? ¿Por qué me tratas como un títere?
Yo me llevaría las mismas palabras al infierno,
Para que mis ojos sigan viendo, aquel ser efímero,
Al que le dibuje alas, al que le di mi cielo,
Al que nunca dejaría por un amor incierto.

¡Musa de mis pasiones! No desprecies mis palabras,
No me uses como una columna,
Que soporta un peso que no le corresponde,
Haz de mí al hombre que robe tus ilusiones.

No puedo dejar que me llenes de espinas,
No quiero que me dejes durmiendo en tu egoísmo,
No quiero que te lastimes cuando saltes otra vez al mar  de confusiones,
No quiero verte llorar en nuevas ocasiones.

Devuélvele a este león su orgullo,
Que él te protegerá ante cualquier mal posible,
No lo desprecies y malgastes su tiempo,
Al no entender tu propósito, al solo querer verlo morir.

No dejes que mi corazón se muera,
No lo engañes con una falsa esperanza,
Podre revivir una vez… pero nada es eterno,
Nada es extenso,
Nada es exacto… si quieres revivirme dame algo que yo quiero.

No  me uses como algo de refuerzo,
No quiero ser algo más que un universo paralelo,
No quiero despertar ante mi sueño,
No quiero verte morir en tus lamentos.

¡Ángel que perdió su rumbo!
Yo no soy tu camino,
No soy tu verdad,
Pero tampoco soy un desconocido.

No me mires con esa dura expresión,
Yo no puedo darte ningún  perdón,
Donde nunca hubo una desilusión,
Donde lo único que vieron mis ojos… fue a una hermosa mujer…  con una buena intención…

Autor: Mario Rodolfo Utrera Salazar


Lo que sientes en madrugada de Mario Rodolfo Utrera Salazar imprimir | correo
Sientes que naufragaras en un río de ilusiones,
sientes como te ahogas entre tantas emociones,
tu alma se encuentra ante tantas amarguras,
y tu corazón cae en un valle de amenazas.

Quieres despertar durante un largo tiempo,
ante mil amores que has dejado con el mismo,
¿qué te puede decir tu traidor sentimiento?
¿qué puede sentir tu consumido cuerpo?

No existe segundos en los que puedas dormir,
no existe frustración en la que no puedas soñar,
le pides a Dios por cada día de tu existir,
dejar de ilustrar casos que no puedes vivir.

Pareces un idiota frente al espejo de la realidad,
ni la verdad atraviesa tu oscura frialdad,
¿como puedes bautizar al amor?,
¿cuándo dicho sentimiento no existió?...

Autor: Mario Rodolfo Utrera Salazar

 
 
 

Sitio dedicado a la poesía guatemalteca - poetas guatemaltecos


 
  Otoniel Martínez     Elizabeth Alvarez     Julio C. Palencia         poetas guatemaltecos     Luis Cardoza y Aragón     Otto-Raúl González     Julia Esquivel     Delia Quiñonez     poesía guatemalteca     Miguel Angel Asturias     poemas guatemaltecos     Otto René Castillo     Luis Alfredo Arango     Arqueles Morales     Julio Fausto Aguilera     Otto René Castillo     René Leiva     Carlos Illescas     Miguel Angel Asturias     Carmen Matute     poetas guatemaltecos     José Luis Villatoro     Antonio Brañas     Gisela López     Julio C. Palencia     poemas de guatemala     Carlos López     Edwin Cifuentes     Francisco Nájera     Luis de Lión     Isabel de los Angeles Ruano     Mario Matute     poesía guatemalteca     Ana María Rodas     Alaíde Foppa     Luis Cardoza y Aragón     Paolo Guinea Diez     Carmen Matute     poemas de guatemala     Roberto Obregón     Roberto Monzón     Dina Posada     Gerardo Guinea Diez     Mario Roberto Morales     Enrique Noriega     Mario Payeras     Manuel José Arce     Mario Payeras     Otto René Castillo     Alaíde Foppa     Francisco Morales Santos  


Antología administrada por: Julio C. Palencia