Buscar palabra o frase: 
Parámetros de Búsqueda:
Lista de Poetas
.Colaboraciones
4ndr3z
Abel Alejandro Sanabria Sanchinel
Abner Caballeros López
Adam Medina
Adeleón
Adolfo Ajpakajá
Aguilainez
Alan Iván López
Alan Reyes
Alberto Calderón
Albi Elena Mejía Martínez
Alejandro Camey
Alejandro Conde
Alejandro Cortez
Alejandro de León
Alejandro Osorio
Alejandro Ricci
Alejandro Santizo
Alex Montúfar
Alex Palacios
Alexander Cáceres
Alexander Castañeda
Alexander Socop
Alis T. Velasco
Allan B. Tahuite T.
Alma Gamboa
Amilcar García Rudy
Ana Beatriz Mora
Ana Pivaral
Andrea Isabel Villeda
Andrés Solares Panazza
Angel Pérez Méndez
Angel Sacalxot
Angeli-K
Anissette
Anna Cosenza
Antonio Barillas
Anushca
Ariel Aquino
Aura Marina Castañeda
Aurelio Brito
Bene
Berner J. Gill
Bladimir Cojón
Boris A. Ruiz Sosa
Boris Jacobo Hernández de León
Brayan Zúñiga
Bryan Bojórquez
Bryan Cozano
Bryhan Alexander Armira Lucas
Byron Danilo Hernández
Byron José García Navas
Carla S. H. Martínez
Carlos Alfredo de León Cifuentes
Carlos García Cabrera
Carlos Iván Cobos A.
Carlos Luis González
Carlos Marota
Carlos Melgar
Carlos Ochoa
Carolina Escobar Sarti
Carolina Oliveros
Carredano Cristofer
César A. Espinoza Muñoz
César Estrada
César Humberto Ortega Alvarado
Chema Armas
Christian
Christian David Monroy Hernández
Christian Reyes
Cielo
Cintya
Claudia Bermúdez W.
Claudio Valerio Gaetani
Cristian Gramajo
Cueleman Villacinda
Daleshka Salazar
Daniel Barrios
Dany Vargas
David Baten
David Majano
David Rosales
Diego Piedrasanta
Dulce Pradera
E. Phantom
Eber Contreras
Edgar Maldonado de León
Edmar Estuardo Escobar Pérez
Eduardo G.
Eduardo Rosales
Edwin R. Vásquez
Edwin Yanes
Edy Tablas
Eléazar Adolfo Molina Muñoz
Elizabeth Carranza
Elvin G. Muñoz Sandoval
Elzon H. Mejía
Enrique Morataya
Erick Bautista
Erick Isai López López
Erick Salguero Reina
Erik Cheves Reyes
Ernesto Alegría
Ernesto Gabriel
Esteban Sarceño
Estuardo Rodriguez
Estuardo Sosa Urizar
Eva González
Fabiola Rossi
Fabrizio Aragón
Feder Vas
Felipa (Chusita)
Felipe Tambriz
Félix Navas
Fernanda Alvarado
Fernando
Flor de María Momotic López
Francisca Andrea Alvarado
Francisco Duarte
Francisco Lujan
Francisco Sosa Ruiz
Franklin Espinoza
Fred Sagastume
Fredy Ray
Fredy Jiménez
Genaro Castillo
George Reyes
Georgina Palacios
Gerardo Emanuel Narciso Pineda
Gerber
Gerónimo Ramírez
Geyner Hidalgo
Giovanni Ruano
Gladys Isabel Monroy Escobar
Gonzalo Cabrera
Grisell E. Morataya Castro
Guillermo Enrique Salazar Lechuga
Gustavo Padilla Castro
H3c70r P3r32
Harald Ethienne
Héctor Rolando
Henry Benedicto Zúñiga Caal
Herbert Danilo Figueroa Benavente
Hernan Del Valle
Hugo Orozco
Humberto Escobar Sayes
Humberto Flores
Ismael Ramírez
Iván Guatemala
Jacobo Eduardo Reyes Castillo
Jaime R. Rivas S.
Javier
Javier Arriola
Javier López Barrios
Javier Turnil
Jerver de León
Jessica Marroquin
Jesús Abalcázar López
Jhonatan Francine Gómez Martínez
Joaquín Carranza
Joe Parsons
Joel Salazar
Johnatan Aceituno
Johnny A. Martínez López
Jonatan Hernández
Jonathan Arana
Jonathan Bell
Jorge Fernando Flores Zepeda
Jorge Guerra
Jorge Infante
Jorge Mario Román Marroquín
Jorge Mijangos
Jorge René Castro
José
José Augusto Cabrera
José Batres
José Del Cid
José García Ponce
José Juan Guzman
José Julián Quelex
Joshua Velásquez
Juan Antonio Mejía
Juan Sicay Pop
Judith Miguel
Julia Rodríguez
Julio Leonardo Samayoa Juárez
Julio Rodolfo García Rodas
Karbin David Arevalo
Karina Boteo Morataya
Karla
Karla Gutiérrez
Karolay Mejía
Katherine Luna
Kendrick
Kevin Marcus
Kierk Orochena
Konzeptual
Kunfau
Larry de León
Laura López Guzmán
Leonel Juracán
Leonel Vargas
Leslie Quan
Lester Puac
Letras con Sangre
Ligia Vindas
Liz J. Levy Figueroa
Lola Andrade
Lorena Medina
Lucy Aldaz
Luis A. Ixcayau Juárez
Luis E. Arriola
Luis Enrique
Luis Fernando Manrique
Luis Loarca Guzmán
Luis Oliveros
Luis Ostorga
Luisa Fernanda Córdova
Luisa Rodríguez
Luisp Corado
Luna Lilith Cristabel
Luz María
M.C. Vásquez
Madguel A. Santos
Magodeoz
Manuel Rodas
Marcelino Maldonado
Marco
Marco Antonio Morales Orellana
Marco Nehemias Chávez Coyoy
Marcos René Leiva Navarro
María Antonieta García Ocaña
María C. Debacle
María Chavarría
María del Carmen Gaitán
María Esther Ruiz Zumel
María Jerez
María Porfiria Rivera
Mariela Hernández
Marilinda
Mario Antonio Barrios y B.
Mario Avila
Mario del Cid
Mario Gilberto Andino Dardón
Mario González (Jlbetter)
Mario Rodolfo Utrera Salazar
Mario Vides
Marlon Francisco
Marlon Monroy
Marta Mena
Maru Luarca
Marvin Cortez-Mejía
Marvin Pineda
Marvin Rafael Sam Chún
Mauricio López Castellanos
Melissa López
Michi Rosas
Miguel Alejandro De León Cardoza
Miguel Cordero
Miguel Racos
Mildred Marroquín
Milton Lorenti
Milton Sandoval
Minoldo Gramajo González
Miriam
Mirna Lissett Carranza
Mishel Alvarez Medina
Mónica A. Garavito
Mónica Navarro
Nancy González Carranza
Neas Moe
Neriant Ramos
Ninoshka Zapata
Noé Chenol Ventura
Noemí Batzin
Norma Navarro de Leiva
Olga A. Aragón Castañeda
Olga Angélica Aragón Castañeda
Omar Alejandro Sontay
Orlando Callejas
Orlando Segundo
Oscar Alexander Escobar
Oscar Arévalo
Oscar Orozco
Oswaldo Rueda
Otto. E. Gutiérrez
Oxwell Lbu
Pablo Hernández M.
Pablo Julieto
Pablo Solórzano Gudiel
Pamela Pacheco Barrios
Paty
Pedro Maldonado
Pedro Marroquín
Perla Espinoza
Poly Cinco
Rafael Argueta
Rafael Carías
Rafael Mérida Cruz-Lascano
Raúl Barrera
Rebeca
René Coz
Ricardo Boror
Roberto Gabriel Corona
Rodimiro Gramajo
Rodolfo Vicente
Rodrigo
Rodrigo San Marcos
Rodrigo Ventura
Rogervan
Rolando Enrique Rosales Murga
Rossio Rodas
Rubén Darío Chó Tux
Rudy
Rury Morales
San José Allan Noriega
Sandra Julieta Urrutia
Santa
Sergio Tecum
Silvia Cortéz
Silvia Fortin
Singer
Sonia Reanda
Stephanie
Tito Espinoza
Tommy Morales Neira
Tony de Jesús
Toto Leiva
Víctor Antonio Leiva Navarro
Victor Castellanos
Víctor H. Bonilla M.
Víctor Hugo Hernández
Víctor Leiva Recinos
Víctor Santa Rosa
Vladimir Camas Bolaños
Walter González
Wiliams Castañaza
Wilian Noé Ordóñez Z.
William Saquil
Willy E. Morales
Wilton D. Vásquez
Yader Raudez
Alaíde Foppa
Alan Mills
Alfredo Portillo
Ana María Rodas
Antonio Brañas
Arqueles Morales
Carlos Illescas
Carlos López
Carmen Matute
Carolina Alvarado López
Delia Quiñonez
Dina Posada
Edwin Cifuentes
Elizabeth Alvarez
Enrique Noriega
Francisco Morales Santos
Francisco Nájera
Gerardo Guinea Diez
Guisela López
Haroldo Shetemul
Héctor Rodas Andrade
Humberto Ak’abal
Ilka Oliva Corado
Isabel de los Angeles Ruano
Javier Payeras
José Batres Montúfar
José Luis Villatoro
Julia Esquivel
Julio C. Palencia
Julio Fausto Aguilera
Luis Alfredo Arango
Luis Cardoza y Aragón
Luis de Lión
Luz Méndez De La Vega
Manuel José Arce
Marco Antonio Flores
Mario Matute
Mario Payeras
Mario Roberto Morales
Miguel Angel Asturias
Oscar Arturo Palencia
Otoniel Martínez
Otto René Castillo
Otto-Raúl González
Paolo Guinea Diez
Pedro Miguel
René Leiva
Roberto Monzón
Roberto Obregón
Werner Ovalle López
Nos leen en:

Hombre de maíz, de Rodrigo Ventura imprimir | correo
Dicen que fuiste en principio inspiración
del Gran abuelo y la Gran abuela,
que fuiste hecho de barro, de madera, de maíz.

Los antiguos textos relatan cómo,
del sagrado grano, la forma y la vida
se adecuaron en ti, que tomaste tu lugar
en esta tierra que nadie conoce.

Por tradición oral sabemos qué
fuiste uno con la naturaleza,
fuiste el enclave entre lo sobrenatural y lo místico.

De la tierra en donde habitabas
descendiste al valle de la muerte,
al inframundo
y luchaste contra los señores oscuros
para perder en batalla épica.

De un árbol en esa tierra maldita,
germinaste de nuevo en el vientre
de una santa incomprendida y migrante.

Emergiste de su vientre
para volver a ser lo que siempre fuiste
y de nuevo retaste a los señores de la oscuridad
para ponerle fin al conflicto que afligía a tu pueblo.

Y mientras los siglos y milenios pasaron sobre ti,
construiste inmensas ciudades,
calzadas y acueductos,
y miraste hacia arriba
para beberte el universo y sus secretos.

Despegaste pues del suelo
para recorrer galaxias y constelaciones
para volver y plasmar tus conocimientos
en piedra eterna.

Sin darte cuenta,
tu grandeza empezó
a asesinar a la tierra que era tu madre
y poco a poco, sus bondades fueron efímeras
sobre ti y tu pueblo.

Sin otra opción te esparciste
por el vasto territorio inexplorado
y seguiste tu legado en muchos pueblos,
en muchas montañas,
sin tu nombre escribir jamás.

Pasaron los siglos,
y de nuevo te encontraste a ti mismo,
a tu pasado, a tu presente, y competiste
con tus vecinos por el domino de esta tierra
que todos conocen pero nadie siente.

Viste con horror y desconcierto,
cómo del mar y de otras tierras,
se aproximaban hombres extraños
de piel clara y mirada perversa,
sedientos de algo que no comprendías.

Sin saber contra qué peleabas, sin saber cómo pelear,
fuiste al frente a morir una y otra vez
hasta que no pudiste más.

Enfrentaste así el destino de los vencidos,
soportando el yugo centenario
que sobre ti y tú gente cayó para no irse.

Pasaron los años, los siglos, los días,
intentaron eliminar tus creencias,
matar a tus dioses,
sepárate de tu madre la tierra,
hacerte olvidar tu idioma, tu identidad.

Las épocas cambiaron, el mundo cambió,
la nueva era llego y tú permanecías igual,
subyugado, esclavizado al destino que te impusieron.

Olas de pobreza, hambre, sed, injusticias,
dolor y muerte cayeron sobre ti,
tu dolor no era importante,
te llamaron indio, campesino, pobre…

Te mezclaste con aquellos
que alguna vez se llamaron superiores,
tu sangre se disemino en un mar de colores,
nombres costumbres.

Muchos, la mayoría sin saberlo,
portamos tu sangre, tu legado, tu antigüedad
y aún así no te vemos frente a nosotros.

La guerra, las políticas y el dinero
pasaron todos sobre ti,
una y otra vez para hundirte más y más
en tu cárcel invisible.


Y hoy, en este momento, estas ahí,
estas aquí, en el campo, en las ciudades,
en la selva milenaria que te vio nacer,
estas y has sobrevivido;
estas presente en todas formas,
en la forma del hambre, en la forma de la pobreza,
en la forma del éxito,
en fotografías, trajes y costumbres.

Sigues aquí, siempre lo has estado,
esperando renacer,
esperando volver a nacer del sagrado grano,
para recuperar tu tierra, tu gloria, tu mundo…
Hombre de maíz.


El espejo, de Rodrigo Ventura imprimir | correo
El tiempo transcurre lentamente entre suspiro y suspiro, los objetos presencian el daño que la vida recibe de manos del destino y todos los actores de la obra llamada presente, continúan su rutina, sin intuir que los espejos les reflejan un pasado que jamás debieron vivir.
La misma luz, el mismo aire, las mismas voces que rebotan en el vacío que llena la mente, actores similares, todos ocupando el mismo lugar y jugando el mismo papel irrelevante. Mis ojos no adivinan lo que mi mente intenta descifrar, mientras que mi piel recibe esa placentera sensación que en el pasado resulto ser producto de un roce con lo improbable.
Los segundos pasan pero el tiempo se detiene, mi memoria intenta decirme que esto ya ha pasado, mis ojos reconocen el quien familiar en los rostros que jamás he contemplado y una mano suave enciende las mismas chispas traicioneras que antes me atraparon; el espejo muestra la verdad que esconde la memoria… ha vuelto a pasar.
Sin darme cuenta, todo se detiene, los espectadores y actores de esa extraña obra desaparecen, los sonidos son enmudecidos por el ruido del silencio, los olores embriagan mi cordura, todo en el lugar resulta ser una retrospectiva confusa, una broma, un sueño que no debería volver. Sin darme cuenta, mi bebida se consume y mis manos quedan vacías, un susurro despierta mi curiosidad, mi piel siente esa extraña sensación de placer… es ella, ha vuelto a mí.
Su rostro es distinto, su voz ha cambiado, su aroma es dulce y atractivo, sus ojos esconden su naturaleza, su sonrisa ya no es la misma, su silueta difiere a la que vi antes, sin embargo, puedo jurar que es ella, atrapándome otra vez con sus encantos, confundiendo todo lo que creí tener en orden, el Déjà vu se burla de la lógica, soy otra vez partícipe de la misma obra, el segundo acto ha comenzado y yo, desconozco el desenlace.
Recuerdos, vivencias, sensaciones y sentimientos se mezclan en mi espacio, el espejo me muestra lo que fue, ella me muestra lo que ahora pasa y yo cierro los ojos ante lo que vendrá.
Al final, al abrir los ojos, regreso, despierto, los sonidos han vuelto, los actores siguen su rutina, el espacio vuelve a ser lo que fue, el aroma ha desaparecido y la silueta de ella se pierde en la multitud, como escapando de un crimen; mi bebida enfría mi confusión y la música destapa mis tímpanos, todo ha sido confuso, pero al final regresé, estoy aquí y el espejo se ha roto.
El espejo se ha roto, pero sé que aparecerá ante mí, el pasado vuelve, mi presente muere mientras pienso; es sin duda un Déjà vu.


Dicen que vino de lejos, que era un caminante. De Rodrigo Ventura imprimir | correo
Dicen que vivía con el viento, dicen que era el más pagano de los profetas, por ahí dijeron alguna vez que era un iluminado, unos lo llamaron loco, soñador, anarquista, qué se yo.
La vida, con sus contrariedades, con su dolor, con su sufrimiento, con sus guerras y odio entre los hombres, le parecía, hermosa, bella, única, prestada, una ganga en tan corta existencia; aprendimos de él que la sabiduría viene con los años y con el corazón, que crece cada vez que dejas descansar a tu mente. El tiempo nos enseñó a nosotros, los que vivimos de pasiones que los malos tiempos están a la vuelta de la esquina, el dolor es parte de nuestra rutina, la esperanza parece una utopía al igual que la paz.
El odio gobierna los corazones de una minoría que oprime a la multitud indefensa en su indiferencia, la vida humana es tan valiosa como un pedazo de cualquier cosa inservible, los hombres y mujeres de este mundo hemos perdido el camino, la fe, la pasión por vivir, vivimos por inercia, por obligación, no por vocación; La belleza de la naturaleza, del mundo, de nuestra casa se ve poco a poco destruida y violada por la falta de escrúpulos, por la falta de cultura, por el exceso de nosotros, por la falta de Dios.
La literatura, la poesía, la música, el arte en general se ven olvidados hoy, dejados de lado, y en su lugar, una masturbación electrónica, un escapismo de circuitos y procesadores, una realidad que no lo es, un conjunto de menesteres que nos narcotizan y nos ciegan día a día, mostrándonos solamente lo que queremos ver, lo que queremos “vivir”.
Cuentan las antiguas crónicas que hace aproximadamente dos mil años, del otro lado del mar, apareció un carpintero, en la antigua Galilea, dicen que predico el amor y la tolerancia, enseño que no tenemos que hacer mucho para ganarnos un lugar en el reino de los cielos; dijo además que el prójimo es nuestro reflejo, con otra piel, con otros ojos y que el amor era el único camino para vivir plenamente en paz. Hace dos mil años, del otro lado del mar, a este loco, no lo entendieron, y fue crucificado;
Hace más de setenta años, empezó a caminar por el mundo un poeta, un peregrino, un profeta pagano de las realidades mundanas del mundo; el viento, Dios mismo y el magnetismo que le llevaba a ser libre, lo mandaron a recorrer el mundo y difundir un mensaje, y al igual que muchos antes de él, no pidió nada a cambio, sólo vivir feliz.
Dicen que era un caminante, un profeta, un poeta, qué se yo; predicó el amor y la paz, y al igual que un carpintero hace dos mil años, no fue comprendido y murió para desafiar la eternidad del tiempo y la vida.
Los hombres y todo lo que hay en este mundo quedan, las palabras y el mensaje del amor perduran hasta que todo deje de existir.

A la memoria del caminante, Facundo Cabral (1937-2011)


Perdido, de Rodrigo Ventura imprimir | correo
En la penumbra sólo percibo la frialdad que el vacío deja tras de sí, a lo lejos creo distinguir una silueta salvadora que poco a poco se impregna en mi sien, se dibuja en mis pupilas;

de pronto, ya no tengo miedo, el frío viento deja de empujarme y la suavidad del silencio se convierte en un dulce soneto que me llama sin palabras;

sin embargo no puedo ver su rostro, sólo me guía, sólo me pierde, sólo me despierta...


El hombre, de Rodrigo Ventura imprimir | correo
La naturaleza del hombre se define por su historia, el hombre deja de ser irracional y racionaliza su propia existencia, apoderándose del futuro, asesinando el presente. Su deseo de comprender obedece a la necesidad de desligarse de su madre la tierra, en su capricho por conquistar, olvido que él mismo es producto de un capricho del Ser supremo.

La existencia del hombre, marcada por su fugaz resplandor de omnipotencia, opaca sus orígenes de ser armonioso con sus hermanos los seres vivos, que al igual que él, poseen el derecho a existir hasta que tengan que existir.

El hombre nació cuando la naturaleza permitió que apareciera en la tierra, la tierra comienza a morir cuando la naturaleza del hombre lo hace olvidar que así fue.


Maldigo, de Rodrigo Ventura imprimir | correo
Maldigo a la soledad que me aprisiona,
Maldigo a la melancolía que me absorbe,
Maldigo a la noche que me apaga,
Maldigo a la memoria que me enloquece,
Maldigo a la distancia que me aleja,
Maldigo a la vergüenza que me calla,
Maldigo…
Sin embargo, a pesar de todo,
Bendigo al recuerdo que me abraza,
Bendigo al viento que roza mi piel,
Bendigo al instante en el que río,
Bendigo al párrafo que expresa mi sentir,
Bendigo el olor que me narcotiza,
Bendigo al tiempo que me humaniza,
Bendigo al pecado que me reanima,
Bendigo…

Autor: Rodrigo Ventura


Vuelve, de Rodrigo Ventura imprimir | correo
Mis temores, mis alegrías, mi última letra, mi primer suspiro, mi esquiva inspiración, mi descaro, mi pasado, mi mala memoria, mis recuerdos, mis amores, mis fantasmas, mi sentir, mi locura, mi terquedad, todo como una humilde ofrenda para que regreses, tú, musa fugitiva...



Una despedida, de Rodrigo Ventura imprimir | correo
Un adiós no es suficiente, un hasta luego es mentiroso, un hasta nunca quizás lo más sincero, un te extrañaré que se ahoga en mi interior, un quédate que sólo yo escucho.
Me inquieto, me pregunto, me reclamo por esto, me entristece tu partida, ¿Insuficiente fue tal vez mi cariño? Probablemente sí, quién sabe.
A lo lejos te desvaneces, tu silueta se convierte en un espectro, tu sonrisa se funde dentro de mi mente y se añade a mis recuerdos, tu voz es ahora un extraño sonido que viene de lejos. ¿Es que acaso un adiós no es suficiente?
Una esperanza débil y marchita aún vive; espero que vuelvas.
Ahora solo queda el vacío, el silencio, tu recuerdo, souvenirs diminutos, una caricia lejana, una luz semidifusa, un suspiro triste, un poeta sin vocación, un loco sin psiquiatra, un ave sin viento, un solitario más solo...
Te vas y yo me quedo, tú vives al igual que yo, tú volarás y yo caminaré, y no dices nada, no necesitas decirlo, y no hago nada, sólo extrañar, sólo ver, sólo ser.
Un adiós no es suficiente, tal vez un te amo sería lo más coherente.

Autor: Rodrigo Ventura


La noche, de Rodrigo Ventura imprimir | correo
La oscuridad, el miedo, las bajas pasiones, la melancolía, son adornos que acompañan a la muerte de la luz, donde termina un ocaso, nace una incomprendida, llena de misticismo y magia, de espectros y soledad en abundancia, repleta de un ruido tan placentero que es el silencio, animada por la presencia de la nada y el soplar del viento que empuja a los árboles a transformarse en espectros perpetuos del lienzo caprichoso que llamamos ciudad.
Temida y odiada, eludida por la mayoría de mortales que prefiere la seguridad de la luz, pero amada por los desquiciados ilusos que encuentran en ella el calor que jamás recibieron en el seno de la claridad. Apasionante para los inadaptados que se topan con los fantasmas de musas olvidadas, y las convierten de nuevo en inspiración, rescatándolas del vacío absurdo que deja la coherencia de los normales.
Hogar de los atormentados, que habitan la nada desde tiempos lejanos, seres que llaman familia a los espíritus, a las almas vagabundas y espíritus dueños del espacio que nadie quiere, guardianes de las puertas de la realidad, creadores sublimes de lo sobrenatural.
El temor va de la mano de lo que no se comprende, la calma hechizante de las sombras proyectadas por los testigos eternos presente en cada callejón, el desconcierto de los que encuentran en el licor su escape a su ser terrenal y deambulan inmersos en la nada, acompañados de las ánimas protectoras que los guían a ninguna parte, todo marcado por la agonía de esperanzas moribundas antes de nacer, de amores perdidos en la ausencia, recordados nada mas por los que ya no existen y sufren eternamente; la noche, dueña de la verdad más amarga del ser humano, cobijo eterno de lo incomprensible, pasión muerta de los dioses ya olvidados, refugio de los mas bajos instintos, embriagante respiro de misticismo.
La noche, la oscuridad, mi pasión, mi locura, mi amor, mi odio, mi hogar, el reflejo de mi vida, el destino de mi pensar, el cobijo de mi muerte.



Una experiencia, de Rodrigo Ventura imprimir | correo
Su aroma me despierta
su actitud me conmueve
su mirada me estremece

más aún lo hacen sus besos
y que decir de sus caricias
hablan por sí solas.

Una duda me despierta
pero el deseo me hipnotiza

sus caderas son imanes
que guían mis manos

su respiración agitada
me enloquece

su cuerpo atrae al mío
para fundirse en uno solo

mi mente se nubla
mis impulsos develan mi naturaleza

el deseo se apodera de mi cabeza
sus senos se comprimen en mi pecho
y su vientre se funde con el mío.

Mi piel absorbe su olor
su lengua apaga toda cordura
y mi cuerpo la reclama

y mis brazos la aprisionan
y mi alma se ve olvidada.

¿Una experiencia? Quizás...

Autor: Rodrigo Ventura

 
 
 

Sitio dedicado a la poesía guatemalteca - poetas guatemaltecos


 
  Gerardo Guinea Diez     Francisco Morales Santos     Otto-Raúl González     Edwin Cifuentes     Mario Matute     Mario Payeras     poemas de guatemala     Dina Posada     Ana María Rodas     Julia Esquivel     poesía guatemalteca     Alaíde Foppa     Enrique Noriega     Roberto Monzón     Julio C. Palencia     poemas de guatemala     poemas guatemaltecos     Luis de Lión     Julio C. Palencia     Isabel de los Angeles Ruano     Paolo Guinea Diez     poetas guatemaltecos     Otoniel Martínez     Delia Quiñonez     Luis Alfredo Arango     Luis Cardoza y Aragón     Miguel Angel Asturias     Gisela López     Julio Fausto Aguilera     Mario Roberto Morales     Alaíde Foppa     Luis Cardoza y Aragón     René Leiva     Elizabeth Alvarez     Carmen Matute     poesía guatemalteca     José Luis Villatoro     Otto René Castillo     Carmen Matute     Arqueles Morales     Francisco Nájera     Antonio Brañas     Roberto Obregón     Carlos Illescas     Otto René Castillo     Otto René Castillo     Mario Payeras     poetas guatemaltecos     Carlos López     Miguel Angel Asturias     Manuel José Arce      


Antología administrada por: Julio C. Palencia