Buscar palabra o frase: 
Parámetros de Búsqueda:
Lista de Poetas
.Colaboraciones
4ndr3z
Abel Alejandro Sanabria Sanchinel
Abner Caballeros López
Adam Medina
Adeleón
Adolfo Ajpakajá
Aguilainez
Alan Iván López
Alan Reyes
Alberto Calderón
Albi Elena Mejía Martínez
Alejandro Camey
Alejandro Conde
Alejandro Cortez
Alejandro de León
Alejandro Osorio
Alejandro Ricci
Alejandro Santizo
Alex Montúfar
Alex Palacios
Alexander Cáceres
Alexander Castañeda
Alexander Socop
Alis T. Velasco
Allan B. Tahuite T.
Alma Gamboa
Amilcar García Rudy
Ana Beatriz Mora
Ana Pivaral
Andrea Isabel Villeda
Andrés Solares Panazza
Angel Pérez Méndez
Angel Sacalxot
Angeli-K
Anissette
Anna Cosenza
Antonio Barillas
Anushca
Ariel Aquino
Aura Marina Castañeda
Aurelio Brito
Bene
Berner J. Gill
Bladimir Cojón
Boris A. Ruiz Sosa
Boris Jacobo Hernández de León
Brayan Zúñiga
Bryan Bojórquez
Bryan Cozano
Bryhan Alexander Armira Lucas
Byron Danilo Hernández
Byron José García Navas
Carla S. H. Martínez
Carlos Alfredo de León Cifuentes
Carlos García Cabrera
Carlos Iván Cobos A.
Carlos Luis González
Carlos Marota
Carlos Melgar
Carlos Ochoa
Carolina Escobar Sarti
Carolina Oliveros
Carredano Cristofer
César A. Espinoza Muñoz
César Estrada
César Humberto Ortega Alvarado
Chema Armas
Christian
Christian David Monroy Hernández
Christian Reyes
Cielo
Cintya
Claudia Bermúdez W.
Claudio Valerio Gaetani
Cristian Gramajo
Cueleman Villacinda
Daleshka Salazar
Daniel Barrios
Dany Vargas
David Baten
David Majano
David Rosales
Diego Piedrasanta
Dulce Pradera
E. Phantom
Eber Contreras
Edgar Maldonado de León
Edmar Estuardo Escobar Pérez
Eduardo G.
Eduardo Rosales
Edwin R. Vásquez
Edwin Yanes
Edy Tablas
Eléazar Adolfo Molina Muñoz
Elizabeth Carranza
Elvin G. Muñoz Sandoval
Elzon H. Mejía
Enrique Morataya
Erick Bautista
Erick Isai López López
Erick Salguero Reina
Erik Cheves Reyes
Ernesto Alegría
Ernesto Gabriel
Esteban Sarceño
Estuardo Rodriguez
Estuardo Sosa Urizar
Eva González
Fabiola Rossi
Fabrizio Aragón
Feder Vas
Felipa (Chusita)
Felipe Tambriz
Félix Navas
Fernanda Alvarado
Fernando
Flor de María Momotic López
Francisca Andrea Alvarado
Francisco Duarte
Francisco Lujan
Francisco Sosa Ruiz
Franklin Espinoza
Fred Sagastume
Fredy Ray
Fredy Jiménez
Genaro Castillo
George Reyes
Georgina Palacios
Gerardo Emanuel Narciso Pineda
Gerber
Gerónimo Ramírez
Geyner Hidalgo
Giovanni Ruano
Gladys Isabel Monroy Escobar
Gonzalo Cabrera
Grisell E. Morataya Castro
Guillermo Enrique Salazar Lechuga
Gustavo Padilla Castro
H3c70r P3r32
Harald Ethienne
Héctor Rolando
Henry Benedicto Zúñiga Caal
Herbert Danilo Figueroa Benavente
Hernan Del Valle
Hugo Orozco
Humberto Escobar Sayes
Humberto Flores
Ismael Ramírez
Iván Guatemala
Jacobo Eduardo Reyes Castillo
Jaime R. Rivas S.
Javier
Javier Arriola
Javier López Barrios
Javier Turnil
Jerver de León
Jessica Marroquin
Jesús Abalcázar López
Jhonatan Francine Gómez Martínez
Joaquín Carranza
Joe Parsons
Joel Salazar
Johnatan Aceituno
Johnny A. Martínez López
Jonatan Hernández
Jonathan Arana
Jonathan Bell
Jorge Fernando Flores Zepeda
Jorge Guerra
Jorge Infante
Jorge Mario Román Marroquín
Jorge Mijangos
Jorge René Castro
José
José Augusto Cabrera
José Batres
José Del Cid
José García Ponce
José Juan Guzman
José Julián Quelex
Joshua Velásquez
Juan Antonio Mejía
Juan Sicay Pop
Judith Miguel
Julia Rodríguez
Julio Leonardo Samayoa Juárez
Julio Rodolfo García Rodas
Karbin David Arevalo
Karina Boteo Morataya
Karla
Karla Gutiérrez
Karolay Mejía
Katherine Luna
Kendrick
Kevin Marcus
Kierk Orochena
Konzeptual
Kunfau
Larry de León
Laura López Guzmán
Leonel Juracán
Leonel Vargas
Leslie Quan
Lester Puac
Letras con Sangre
Ligia Vindas
Liz J. Levy Figueroa
Lola Andrade
Lorena Medina
Lucy Aldaz
Luis A. Ixcayau Juárez
Luis E. Arriola
Luis Enrique
Luis Fernando Manrique
Luis Loarca Guzmán
Luis Oliveros
Luis Ostorga
Luisa Fernanda Córdova
Luisa Rodríguez
Luisp Corado
Luna Lilith Cristabel
Luz María
M.C. Vásquez
Madguel A. Santos
Magodeoz
Manuel Rodas
Marcelino Maldonado
Marco
Marco Antonio Morales Orellana
Marco Nehemias Chávez Coyoy
Marcos René Leiva Navarro
María Antonieta García Ocaña
María C. Debacle
María Chavarría
María del Carmen Gaitán
María Esther Ruiz Zumel
María Jerez
María Porfiria Rivera
Mariela Hernández
Marilinda
Mario Antonio Barrios y B.
Mario Avila
Mario del Cid
Mario Gilberto Andino Dardón
Mario González (Jlbetter)
Mario Rodolfo Utrera Salazar
Mario Vides
Marlon Francisco
Marlon Monroy
Marta Mena
Maru Luarca
Marvin Cortez-Mejía
Marvin Pineda
Marvin Rafael Sam Chún
Mauricio López Castellanos
Melissa López
Michi Rosas
Miguel Alejandro De León Cardoza
Miguel Cordero
Miguel Racos
Mildred Marroquín
Milton Lorenti
Milton Sandoval
Minoldo Gramajo González
Miriam
Mirna Lissett Carranza
Mishel Alvarez Medina
Mónica A. Garavito
Mónica Navarro
Nancy González Carranza
Neas Moe
Neriant Ramos
Ninoshka Zapata
Noé Chenol Ventura
Noemí Batzin
Norma Navarro de Leiva
Olga A. Aragón Castañeda
Olga Angélica Aragón Castañeda
Omar Alejandro Sontay
Orlando Callejas
Orlando Segundo
Oscar Alexander Escobar
Oscar Arévalo
Oscar Orozco
Oswaldo Rueda
Otto. E. Gutiérrez
Oxwell Lbu
Pablo Hernández M.
Pablo Julieto
Pablo Solórzano Gudiel
Pamela Pacheco Barrios
Paty
Pedro Maldonado
Pedro Marroquín
Perla Espinoza
Poly Cinco
Rafael Argueta
Rafael Carías
Rafael Mérida Cruz-Lascano
Raúl Barrera
Rebeca
René Coz
Ricardo Boror
Roberto Gabriel Corona
Rodimiro Gramajo
Rodolfo Vicente
Rodrigo
Rodrigo San Marcos
Rodrigo Ventura
Rogervan
Rolando Enrique Rosales Murga
Rossio Rodas
Rubén Darío Chó Tux
Rudy
Rury Morales
San José Allan Noriega
Sandra Julieta Urrutia
Santa
Sergio Tecum
Silvia Cortéz
Silvia Fortin
Singer
Sonia Reanda
Stephanie
Tito Espinoza
Tommy Morales Neira
Tony de Jesús
Toto Leiva
Víctor Antonio Leiva Navarro
Victor Castellanos
Víctor H. Bonilla M.
Víctor Hugo Hernández
Víctor Leiva Recinos
Víctor Santa Rosa
Vladimir Camas Bolaños
Walter González
Wiliams Castañaza
Wilian Noé Ordóñez Z.
William Saquil
Willy E. Morales
Wilton D. Vásquez
Yader Raudez
Alaíde Foppa
Alan Mills
Alfredo Portillo
Ana María Rodas
Antonio Brañas
Arqueles Morales
Carlos Illescas
Carlos López
Carmen Matute
Carolina Alvarado López
Delia Quiñonez
Dina Posada
Edwin Cifuentes
Elizabeth Alvarez
Enrique Noriega
Francisco Morales Santos
Francisco Nájera
Gerardo Guinea Diez
Guisela López
Haroldo Shetemul
Héctor Rodas Andrade
Humberto Ak’abal
Ilka Oliva Corado
Isabel de los Angeles Ruano
Javier Payeras
José Batres Montúfar
José Luis Villatoro
Julia Esquivel
Julio C. Palencia
Julio Fausto Aguilera
Luis Alfredo Arango
Luis Cardoza y Aragón
Luis de Lión
Luz Méndez De La Vega
Manuel José Arce
Marco Antonio Flores
Mario Matute
Mario Payeras
Mario Roberto Morales
Miguel Angel Asturias
Oscar Arturo Palencia
Otoniel Martínez
Otto René Castillo
Otto-Raúl González
Paolo Guinea Diez
Pedro Miguel
René Leiva
Roberto Monzón
Roberto Obregón
Werner Ovalle López
Nos leen en:

Credo. Miguel Ángel Asturias. imprimir | correo
Credo en la Libertad, Madre de América
creadora de mares dulces en la tierra,
y en Bolívar, su hijo, Señor Nuestro
que nació en Venezuela, padeció
bajo el poder español, fue combatido,
sintióse muerto sobre el Chimborazo,
resucitó a la voz de Colombia,
tocó al Eterno con sus manos
y está parado junto a Dios!
¡No nos juzgues, Bolívar, antes del día último,
porque creemos en la comunión de los hombres
que comulgan con el pueblo, sólo el pueblo
hace libres a los hombres, proclamamos
guerra a muerte y sin perdón a los tiranos
creemos en la resurrección de los héroes
y en la vida perdurable de los que como Tú,
Libertador, no mueren, cierran los ojos y se quedan velando.


Andaraiz de la Flor del Aire, de Miguel Ángel Asturias imprimir | correo

Andaraiz de la Flor del Aire, de Miguel Ángel Asturias


Andaraiz de la Flor del Aire,
¿qué es lo que sueñan los Cazadores?

Águila de Fuego,
raíz de raíz de árbol de sangre,
rojas sus huellas en el abanico de huellas
que va rodeando el lago, antes del asalto,
sueña que se incendia el agua (la más terrible
de las pesadillas, como augurio: el agua en llamas),
para quemar a Cuatricielo, el Hombre-de-las-Magias
que transformando en maniquí de paja
huye de los espejos colorados.

Andaraiz de la Flor del Aire,
¿qué es lo que sueñan los Cazadores?

Águila de Sueños,
raíz de raíz de árbol de morro,
negras sus huellas en el abanico de huellas
que va rodeando el lago, antes del asalto,
sueña que hiere de nuevo el ojo magnético,
ligeramente dulce, del animal-espejo
robador de huellas, presa que ya herida
escapa de sus manos y se convierte en un lago.

Andaraiz de la Flor del Aire,
¿qué es lo que sueñan los Cazadores?

Águila de Nubes,
raíz de raíz de árbol de leche,
amarillas sus huellas en el abanico de huellas
que va rodeando el lago, antes del asalto,
sueña que una tempestad de granizo
pone en fuga a Cuatricielo, el Hombre-de-las-Magias,
transformando en muñeco de escarcha,
muñeco de cuatro cabezas, ocho brazos,
ocho piernas, ocho pies...

Andaraiz de la Flor del Aire,
¿qué es lo que sueñan los Cazadores?

Águila de Árboles,
raíz de raíz del país verde,
verdes sus huellas en el abanico de huellas
que va rodeando el lago, antes del asalto,
flecha de mando apuntada hacia mediodía,
sueña que hiere a Cuatricielo,
que hiere y arrebata a Cuatricielo, el ídolo
del envoltorio que esconden sus entrañas,
ídolo de lava transparente,
ojo-dios formado por la lluvia.

Tomado del libro CLARIVIGILIA PRIMAVERAL, de Miguel Ángel Asturias.


Retrato de abuelos, de Miguel Angel Asturias imprimir | correo
Guatemala-París. 1918-1928

Recuerdo que en los días rosados de mi infancia,
la abuela(¿de quién son los abuelos?, ¿de los niños?),
solía por las noches, cuando la tibia instancia
parecía una caja de dulces de la luna,
contar historias viejas. Hoy ya no sé ninguna.

Abriendo lentamente los cofres de mi abuelo,
me daba a que besara la hoja de su espada.
Guardaba ha muchos años un relojón de plata,
una bandera blanca y azul color de cielo,
la estrella de una espuela y un lazo de corbata.

Conservo esos recuerdos que me legó de un hombre
y tengo en las reliquias de mis antepasados
la historia de mi casa, la gloria de mi nombre,
y guardo en esos cofres que siempre están abiertos
el retrato de bodas de mis abuelos muertos.


Letanías del desterrado, de Miguel Angel Asturias imprimir | correo
Y tú, desterrado:
Estar de paso, siempre de paso,
tener la tierra como posada,
contemplar cielos que no son nuestros,
vivir con gente que no es la nuestra,
cantar canciones que no son nuestras,
reír con risa que no es la nuestra,
estrechar manos que no son nuestras,
llorar con llanto que no es el nuestro,
tener amores que no son nuestros,
probar comida que no es la nuestra,
rezar a dioses que no son nuestros,
oír un nombre que no es el nuestro,
pensar en cosas que no son nuestras,
usar moneda que no es la nuestra,
sentir caminos que no son nuestros...

Y tú, desterrado:
Estar de paso, siempre de paso,
tenerlo todo como prestado,
besar a niños que no son nuestros,
hacerse a fuego que no es el nuestro,
oír campanas que no son nuestras,
poner la cara que no es la nuestra,
llorar por muertos que no son nuestros,
vivir la vida que no es la nuestra,
jugar a juegos que no son nuestros,
dormir en cama que no es la nuestra,
subir a torres que no son nuestras,
leer noticias, menos las nuestras,
sufrir por todos y por lo nuestro,
oír que llueve con otra lluvia
y beber agua que no es la nuestra...

Y tú, desterrado:
Estar de paso, siempre de paso,
no tener sombra, sino equipaje,
brindar en fiestas que no son nuestras
compartir lecho que no es el nuestro,
lecho y "pan nuestro" que no es el nuestro,
contar historias que no son nuestras,
cambiar de casas que no son nuestras,
hacer trabajos que no son nuestros,
andar ciudades que no la nuestra
y en hospitales que no son nuestros
cura de males que tienen cura,
alivio al menos, que no del nuestro,
que sólo sana con el regreso...

Y tú, desterrado:
Estar de paso, siempre de paso,
tal vez mañana, mañana o nunca..
El tiempo falso de los relojes
no cuenta el tiempo, cuenta la ausencia,
envejecerse cumpliendo años
que no son años sino descuentos
del almanaque que no es el nuestro,
morir en tierra que no es la nuestra,
oír que lloran sin ser los nuestros,
que otra bandera, que no es la nuestra,
cubre maderas que no son nuestras,
ataúd nuestro que no es el nuestro,
flores y cruces que no son nuestras,
dormir en tumba que no es la nuestra,
mezclarse a huesos que no son nuestros,
que al fin de cuentas, hombre sin patria
hombre sin nombre, hombre sin hombre...

Y tú, desterrado:
Estar de paso, siempre de paso,
tener la tierra como posada,
tenerlo todo como prestado,

no tener sombra sino equipaje,
tal vez mañana, mañana o nunca...

Autor: Miguel Angel Asturias


Tecún-Umán, de Miguel Angel Asturias imprimir | correo
Tecún-Umán, el de las torres verdes,
el de las altas torres verdes, verdes,
el de las torres verdes, verdes, verdes,
y en fila india indios, indios, indios
incontables como cien mil zompopos:
diez mil de flecha en pie de nube, mil
de honda en pie de chopo, siete mil
cerbateneros y mil filos de hacha
en cada cumbre ala de mariposa
caída en hormiguero de guerreros.
Tecún-Umán, el de las plumas verdes,
el de las largas plumas verdes, verdes,
el de las plumas verdes, verdes, verdes,
verdes, verdes, Quetzal de varios frentes
y movibles alas en la batalla,
en el aporreo de las mazorcas
de hombres de maíz que se desgranan
picoteados por pájaros de fuego,
en red de muerte entre las piedras sueltas.
Quetzalumán, el de las alas verdes
y larga cola verde, verde, verde,
verdes flechas verdes desde las torres
verdes, tatuado de tatuajes verdes.
Tecún-Umán, el de los atabales,
ruido tributario de la tempestad
en seco de los tamborones, cuero
de tamborón medio ternero, cuero
de tamborón que lleva cuero, cuero
adentro, cuero en medio, cuero afuera,
cuero de tamborón, bón, bón, borón, bón,
bón, bón, borón, bón, bón, bón, borón, bón,
bón, borón, bón, bón, bón, borón, bón, bón,
pepitoria de trueno que golpea
con pepitas gigantes en el hueso
del eco que desdobla el teponastle,
teponpón, teponpón, teponastle,
teponpón, teponpón, teponastle,
tepón, teponpón, tepón, teponpón,
teponpón, teponpón, teponpón...
Quetzalumán, el de las tunas verdes,
el de las altas tunas verdes, verdes,
el de las tunas verdes, verdes, verdes.
Las astas de las lanzas con metales
preciosos de victoria de relámpago
y los penachos despenicados
entre los estandartes de las tunas
y el desmoronamiento de la tierra
nublada y los lagos que apedrean
con el tún de sus tumbos sin espuma.
Tún, munición de guerra de Tecún
que llama, clama, junta, saca hombres
de la tierra para guerrear el baile
de la guerra que es el baile del tún.
Tún, tambor de guerra de Tecún,
ciego por dentro como el nido túnel
del colibrí gigante, del Quetzal,
el colibrí gigante de Tecún.
Quetzal, imán del sol, Tecún, imán
del tún, Quetzaltecún, sol y tún, tún-
bo del lago, tún-bo del monte, tún-
bo del verde, tún-bo del cielo, tún,
tún, tún, tún-bo del verde corazón
del tún, palpitación de la primavera,
en la primera primavera tún-bo
de flores que bañó la tierra viva.
¡Abuelo de ambidiestros! ¡Mano grande
para cubrirse el pecho con tlascalas
y españoles, fieras con cara humana!
¡Varón de Galibal y Señorío
de Quetzales en el patrimonio
testicular del cuenco de la honda,
y barba de pájaros goteantes
hasta la última generación
de jefes pintados con achiote rojo
y pelo de frijol enredador
en penachos de águilas cautivas!
¡Jefe de valentías y murallas
de tribus de piedra brava y clanes
de volcanes con brazos! Fuego y lava.
¿Quien se explica los volcanes sin brazos?
¡Raza de tempestad envuelta en plumas
de Quetzal, rojas, verdes, amarillas!
¡Quetzalumán, la serpiente coral
tiñe de miel de guerra el Sequijel
el desangrarse el Arbol del Augurio,
en el augurio de la sangre en lluvia,
a la altura de los cerros quetzales
y frente al Gavilán de Extremadura!
¡Tecún-Umán!
Silencio en rama...
Máscara de la noche agujereada...
Tortilla de ceniza y plumas muertas
en los agarraderos de la sombra,
más alla de la tiniebla, en la tiniebla
y bajo la tiniebla sin curación.
El Gavilán de Extremadura, uñas,
armadura y longinada lanza...
¿A quién llamar sin agua en las pupilas?
En las orejas de los caracoles sin viento
a quién llamar... a quién llamar...
¡Tecún-Umán! ¡Quetzalumán!
No se corta su aliento porque sigue en las llamas
Una ciudad en armas en su sangre
sigue, una ciudad con armadura
de campanas en lugar de tún, dueña
de semilla de libertad en alas
del colibrí gigante, del quetzal,
semilla dulce al perforar la lengua
en que ahora le llaman ¡Capitan!
¡Ya no es el tún! ¡Ya no es Tecún!
¡Ahora es el tán-tán de las campanas,
Capitán!

Autor: Miguel Angel Asturias


Credo, de Miguel Angel Asturias imprimir | correo
Credo en la Libertad, Madre de América
creadora de mares dulces en la tierra,
y en Bolívar, su hijo, Señor Nuestro
que nació en Venezuela, padeció
bajo el poder español, fue combatido,
sintióse muerto sobre el Chimborazo,
resucitó a la voz de Colombia,
tocó al Eterno con sus manos
y está parado junto a Dios!
¡No nos juzgues, Bolívar, antes del día último,
porque creemos en la comunión de los hombres
que comulgan con el pueblo, sólo el pueblo
hace libres a los hombres, proclamamos
guerra a muerte y sin perdón a los tiranos
creemos en la resurrección de los héroes
y en la vida perdurable de los que como Tú,
Libertador, no mueren, cierran los ojos y se quedan velando.

Autor: Miguel Angel Asturias


Biografía imprimir | correo
ASTURIAS, Miguel Ángel
Guatemala, 19 oct, 1899-Madrid, 9 jun, 1974
Narrador, poeta, ensayista y periodista.
De niño vivió en el barrio La Candelaria y en Salamá, Baja Verapaz, adonde llegó con su familia, luego de que su padre perdió el empleo por instrucciones de Manuel Estrada Cabrera, y tuvo que refugiarse en la mansión de su suegro. Miguel Ángel Asturias salió de la capital, una madrugada, con su familia; él, de 4 años, en la espalda de un indígena; los demás, sobre caballos. En Salamá convivió con los cakchiqueles y oyó leyendas indígenas, hasta los ocho años, pues en 1907 regresó a la capital a terminar los estudios de primaria en el colegio Don Bosco. Estudió medicina, sociología y derecho en la Usac. Fue miembro de la redacción del periódico El Estudiante, que predicó la unión centroamericana, y encabezó las luchas estudiantiles que pedían la renuncia de Estrada Cabrera. Por esta causa fue encarcelado. A los veintidós años de edad, Asturias representó a Guatemala en el Congreso Internacional de Estudiantes, que organizó José Vasconcelos en México. Fue testigo presencial del derrocamiento de Manuel Estrada Cabrera, El Señor Presidente, en 1921. Colaboró con José María Hurtado de Mendoza en la traducción del Popol vuh, bajo la dirección de Georges Raynaud. En diciembre de 1921 fundó la revista Claridad, junto a Epaminondas Quintana, Joaquín Barnoya, Pablo Porras, Arturo Callejas y Carlos Ruano. Recién titulado de abogado y notario con la tesis El problema social del indio, en 1923, viajó, por primera vez, a Europa.  En la Sorbona, de París, hizo estudios sobre las religiones y las culturas de Centroamérica. Su acendrado latinoamericanismo y su vocación antimperialista lo llevaron a fundar la Asociación Latinoamericana de Estudiantes, en París, con Carlos Quijano y Ernesto Haya de la Torre. Fundó y dirigió la Universidad Popular en 1922. Fue corresponsal en París del diario El Imparcial, de 1924 a 1933 (en la ficha hemerográfica que se presenta aquí sólo se consignan las colaboraciones periodísticas que no aparecen en la recopilación que publicó la Colección Archivos de la UNESCO, con el título París, 1924-1933. Periodismo y creación literaria y que se publicaron en otros medios o en otras fechas en El Imparcial). En marzo de 1935, lo eligieron diputado a la Asamblea Nacional, por Huehuetenango. En ese cargo, se negó a firmar el Manifiesto de los 311, que pedía la renuncia de Jorge Ubico, lo que provocó airadas reacciones de cierto sector de las fuerzas progresistas del país. Fundó y dirigió Diario del Aire, en Guatemala. Fue invitado al Festival de la Juventud en Moscú y a las reuniones del PEN Internacional. Se solidarizó con la revolución cubana y Fidel Castro lo invitó a participar en las fiestas del 26 de julio de 1960. En 1961, fue miembro del jurado de cuento del premio Casa de las Américas. Ese mismo año fue presidente de la Conferencia de los Pueblos en Montevideo, réplica de la Conferencia de la Alianza para el Progreso, realizada en Punta del Este; ahí defendió a Cuba, agredida por el imperialismo estadunidense. Esta conducta le costó la cárcel a Asturias, en Buenos Aires, al ser derrocado el gobierno de Arturo Frondizi. Cuando sale, enfermo, de la prisión, va a curarse a Rumania. En Génova recibió, en 1965, la noticia de que le fue otorgado el Premio Lenin de la Paz; va a recibir el palmarés a Moscú, adonde le llega la informacion de que acaba de ser nombrado embajador de Julio César Méndez Montenegro, en París; cuando ocupaba dicho cargo, le otorgaron, en 1967, el premio Nobel de Literatura. En abril de 1970 renunció al cargo de embajador, pero la izquierda lo había estigmatizado por haber formado parte de un régimen asesino y dictatorial. Asturias alega en su defensa que el puesto lo había ejercido por consejo del expresidente Jacobo Árbenz Guzmán (a quien él seguía considerando presidente de Guatemala) y de sus amigos del PGT. Manuel José Arce lo recuerda así: «Descubrimos Guatemala a través de Asturias; descubrimos el pensamiento del indio. Con él nos vamos a buscar sus verdades. Asturias es el gran mago iniciador, el hombre que abre todas esas puertas. Para mí, es un gran maestro. Es el hombre con quien discuto con mucha mayor facilidad que con cualquier catedrático en humanidades. Cuando veo la universalidad de Asturias, entiendo mejor a la humanidad. Veo mucho mejor la posibilidad de ser libre. Si no hubiéramos conocido a Asturias, nos habríamos dejado aplastar por la inmensa sensación de soledad en el mundo que nos dejó el estrangulamiento de la revolución en 1954. Descubrí que la única forma de ser universales es ser nosotros mismos, no disfrazarnos de universales, sino ser fundamentalmente nosotros para poder trascendernos a nosotros mismos». El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, otorgó la orden Augusto César Sandino en el grado de Batalla de San Jacinto a Miguel Ángel Asturias, el 24 de febrero de 2008.


Tomado del DICCIONARIO DE ESCRITORES GUATEMALTECOS de Carlos López


 
 
 

Sitio dedicado a la poesía guatemalteca - poetas guatemaltecos


 
  Carmen Matute     Gerardo Guinea Diez     poemas de guatemala     poemas de guatemala     Otoniel Martínez     Luis de Lión     Mario Payeras     poetas guatemaltecos     Roberto Obregón     Elizabeth Alvarez     Julio C. Palencia     Luis Cardoza y Aragón     Otto René Castillo     Alaíde Foppa     Ana María Rodas     Arqueles Morales     Alaíde Foppa     Miguel Angel Asturias     José Luis Villatoro     Delia Quiñonez     Carlos Illescas     Otto-Raúl González     Luis Alfredo Arango     René Leiva     Edwin Cifuentes     Paolo Guinea Diez     Enrique Noriega     Francisco Nájera     Francisco Morales Santos     poesía guatemalteca     Antonio Brañas     Isabel de los Angeles Ruano     Julio C. Palencia     Mario Roberto Morales     Dina Posada     Miguel Angel Asturias     Otto René Castillo     Manuel José Arce         Julio Fausto Aguilera     Carlos López     Julia Esquivel     Otto René Castillo     Carmen Matute     poesía guatemalteca     poetas guatemaltecos     Roberto Monzón     Mario Payeras     poemas guatemaltecos     Luis Cardoza y Aragón     Mario Matute     Gisela López  


Antología administrada por: Julio C. Palencia