Estimado lector. Anab. Asturias.
Le informo por este recorrido inusual: Suave brisa de avellana que me atraviesa el alma, no encuentro las rimas de presa abismal que incurren sonrisas de precisa calma. Oscuridad centelleante entre tus armas: horadado corazón de verde manantial, que emana lágrimas de dulces gemas nebulosa esquirla de apego medieval. Gesto que estalla en desborde emocional, efusión que perpetra la bondad suprema. No hay cielo afable que nos pueda acusar: hagamos de este grácil amor nuestro lema.