Clavos en el abismo. Orlando Elias.
Escuchar tus zapatillas y sentirme solo Las escucho irse y no venirse dime que he hecho Acaso no te he dado el tiempo suficiente amándote Acaso mi reloj no dice la hora si no cuando volverás Corrosivas son las gotas del lago que en su final se asoma la alegría Hoy me siento al lado tuyo mi amor dime porque te has ido Para el perdón que te pido déjame decírtelo con un beso Un beso nada más y callare y tú callaras Tardes en el barco y de la mano tus últimas palabras El tiempo me consuela Ya no se siente la alegría en el soplo de los días De donde nacen las mariposas mueren las flores Neblina de caricias ya no las siento ya no las veo De mi cuello cuelga la ausencia de tus besos Que es lo que veo en los campos Dejaste en mi lo que debiste llevarte El amor que te tenía ardió como papel en fuego Los recuerdos desatan sonrisas El recuerdo de tu mirada desciende mi cabeza Los cuchillos perpetuos del recuerdo Se afilan del orgullo y la tristeza No se rompen ni se deshacen Quien diría que los forjaste tú.